Dom. Jul 3rd, 2022

Puesta en marcha en el 2014, la mina polimetálica Alpamarca se encamina ahora al cese de sus actividades de extracción, debido al agotamiento progresivo de sus recursos y reservas, que disminuyeron en 35% y 63%, al cierre del 2021, dejando un saldo de 0.6 millones y 2.4 millones, correspondientemente.

Si bien el yacimiento experimentó un crecimiento notable en la producción de zinc (33%), plomo (29%) y plata (25%) en el 2021, es sabido que opera con solo uno de sus dos tajos, cuyas reservas permiten continuar la explotación hasta diciembre del 2022, para luego pasar al procesamiento del stockpile en 2023.

Precisamente, este escenario ha merecido la respuesta del titular de la unidad minera en cuestión, Volcan Compañía Minera, que viene trabajando en dos proyectos mineros de expansión: Romina y Carhuacayán, ambos muy próximos a Alpamarca, de acuerdo con el CEO, Carlos Francisco Fernández.

“Romina es el proyecto más avanzado, pues presenta estudio de factibilidad y recursos de 14,5 millones de toneladas con leyes favorables de zinc (4,63%), plomo (2,72%) y plata (1,23 Oz/t)”, expuso durante el Encuentro Empresarial organizado por el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú.

Según los planes de la empresa minera, se estima que este proyecto requiera de una inversión de US$ 139.8 millones, comience sus operaciones en el cuarto trimestre del 2024 y su vida útil se extienda más allá del 2037.

“El proyecto incorporará infraestructura nueva, como un tajo abierto y una mina subterránea, depósitos de desmonte, planta de agua de 120 LPS, túnel de 1.6 km, carretera de 11.4 km, taller, línea de energía, entre otros”, detalló.

Carhuacayán, el segundo camino

Como parte de sus estrategias de crecimiento, Volcan también está concentrando sus esfuerzos en Carhuacayán, proyecto situado a 20 km al este de Alpamarca y que ha logrado su primera evaluación económica positiva en julio del 2020.

A diciembre del 2019, se completó 48,975 metros de perforación de diamantina, lo que confirmó un importante volumen de mineralización de 10 millones de toneladas con leyes ventajosas de zinc (3.4%), plomo (1.4%) y plata (Oz/t).

“Estamos evaluando la metalurgia, geomecánica e hidrología del proyecto, a fin de continuar con nuevos estudios económicos. Por lo pronto, este año desarrollaremos 5,000 metros adicionales de perforación diamantina para definir recursos minerales en la zona La Tapada”, sustentó el CEO, Carlos Francisco Fernández.

El mineral producido por Romina y Carhuacayán será conducido a las instalaciones de Alpamarca, para su posterior procesamiento en la planta concentradora de la citada unidad minera. También se usará el depósito de relaves, almacenes, oficinas, entre otros espacios de la infraestructura existente.

Por admin


Déjanos tu opinión!