Vie. May 24th, 2024

Richard Adkerson: Perú y Chile, que concentran casi el 40% del cobre mundial, son vulnerables a su política nacional

Richard Adkerson, CEO de Freeport McMoRan y veterano estadista del cobre, conjetura sobre una posible crisis del metal rojo, insumo fundamental para la transición energética, dado que se espera que la demanda aumente notablemente, pero la oferta difícilmente podrá estar a la altura y los países que concentran la mayor producción presentan vulnerabilidad por la situación política.

Según indica el ejecutivo, es probable que las presiones del desarrollo industrial en el mundo emergente, así como el avance de la electrificación y la descarbonización como parte de la transición energética, impulsen la demanda del metal rojo. La consultora S&P Global prevé que el consumo de cobre se duplique hasta los 50 millones de toneladas de aquí a 2035. Sin embargo, a menos que los precios suban bruscamente, es poco probable que la oferta mantenga el ritmo.

“Aparte de las nuevas minas de cobre que se están poniendo en marcha en Mongolia y la República Democrática del Congo, los proyectos de este tipo son escasos”, afirma Adkerson. “La preocupación por el medio ambiente y los derechos de los indígenas dificulta su aprobación. Además, tanto en Chile como en Perú, que juntos producen casi el 40% del cobre mundial, la minería es vulnerable a la política nacional”, añade.

En palabras de Adkerson, no se trata de un problema de suministro que el dinero pueda resolver por sí solo. “En el mundo actual escasean las oportunidades de inversión viables”, afirma. Sabiamente, no considera que el mundo se está quedando sin cobre, al contrario comenta como ejemplo lo sucedido en la industria petrolera.

 Uno de sus amigos era Matthew Simmons, un banquero de inversiones de Texas famoso por promover la teoría del “pico del petróleo”, según la cual el mundo se estaba quedando sin petróleo. Y uno de sus clientes era George Mitchell, que más tarde se hizo famoso como padre de la revolución del esquisto bituminoso, que puso en ridículo el mantra del “pico del petróleo”. Fue una buena lección, por lo que Adkerson mantiene un ojo puesto en el negocio del cobre por si hay un equivalente al petróleo de esquisto.

Soluciones

El veterano minero propone dos posibles respuestas a la situación descrita. La primera es redoblar la apuesta por los yacimientos abandonados donde ya existen minas. Freeport tiene 22 millones de toneladas de reservas de cobre sólo en América. Desarrollar estos proyectos lleva entre seis y diez años, y la actual escasez de mano de obra podría dificultarlo aún más. Pero es más prometedor que empezar de cero.

La segunda respuesta es la tecnología. Según Adkerson, a Freeport le quedan unos 17 millones de toneladas de cobre residual en sus procesos de lixiviación. Espera que los nuevos reactivos, así como las nuevas técnicas operativas basadas en el análisis de datos, permitan recuperar parte de ese cobre de forma menos costosa que excavando una nueva mina, emitiendo menos carbono y enfrentándose a menos obstáculos normativos.

Adkerson no cree que esto vaya a tener un impacto tan impresionante en el suministro de cobre como el que tuvo la revolución del esquisto en el petróleo. Pero considera que funcionaría.

Similitudes y diferencias

Como explica el Sr. Adkerson, la tecnología para encontrar cobre no es tan efectiva como las pruebas sísmicas que se utilizan para identificar los yacimientos de hidrocarburos porque los depósitos de cobre se encuentran dispersos en vastas áreas. Se requieren años de perforación exploratoria. Además, gran parte de la exploración petrolera se realiza en el océano, pero la minería en aguas profundas aún es incipiente y ambientalmente sensible. Adkerson señala que Lockheed Martin, un fabricante de armas estadounidense que había puesto su peso detrás de la minería en aguas profundas, acaba de vender una subsidiaria con licencias para explorar parte del Océano Pacífico. En efecto, es abandonar la empresa.

También hay marcadas diferencias en la producción. No solo la minería del cobre está más concentrada por región que la extracción de petróleo. Mientras que lleva años pasar de la concesión de licencias a la operación de un pozo de petróleo, puede llevar una generación desarrollar una mina de cobre “greenfield”. El premio de consolación es que las minas de cobre no se agotan tan rápido como los pozos de petróleo. Algunas de las minas de Freeport datan de hace más de 100 años.

A continuación, considere las similitudes. Durante el superciclo de las materias primas hasta mediados de la década de 2010, ambas industrias desperdiciaron el dinero de los accionistas en proyectos extremadamente ambiciosos, lo que los llevó a la basura. A pesar de que han aumentado las preocupaciones sobre los suministros de petróleo y cobre, los inversionistas han exigido pagos a los accionistas en lugar de capital de riesgo en proyectos de gran capital. Esto se ha visto exacerbado por la presión para reducir la extracción de recursos por parte de inversores preocupados por cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza ( ESG ).

Sin embargo, el estado de ánimo puede estar empezando a cambiar. En la industria petrolera, los altos precios del crudo han llevado a empresas como Shell y BP a replantearse el ritmo al que recortan la producción de petróleo. De manera similar, las mineras de cobre se están volviendo más audaces.

The Economist

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN



NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO


AUSPICIADORES














CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720