Jue. Sep 29th, 2022

La producción petrolera se empezó a recuperar ligeramente en agosto (creció en 7.9% anual) por la mayor producción del Lote 95, en Loreto. Sin embargo, el país no está obteniendo mayor beneficio de la explotación del crudo en ese y otros lotes de la selva, porque se mantiene paralizado el Oleoducto Nor Peruano (ONP).

En este año, son ya seis meses que el ONP se mantiene detenido, debido, según Petroperú, a que ha sufrido en este año nueve atentados (el último el 29 de julio) sumando 43 cortes provocados por acción de terceros.

Esa empresa estatal informó a Gestión que el oleoducto seguirá paralizado hasta octubre próximo, y que reanudaría su operación siempre y cuando no sufra nuevos atentados, o se presente algún imprevisto (que lo pueda afectar).

Pérdidas

La paralización del ONP, por los ataques que sufrió, más los bloqueos a manos de nativos en Loreto que se vienen produciendo desde el año pasado, le estarían costando a las petroleras en esa región, más de US$300 millones en conjunto.

Según Carlos Gonzales, experto en hidrocarburos, el impacto más perjudicial por la paralización de ese ducto es que obliga a las petroleras en Loreto a tener que transportar su crudo en barcazas hasta Brasil, para exportarlo por el océano Atlántico, lo que es una operación logística muy cara, en comparación con usar el ONP.

Lotes

En el caso de Petrotal, que opera el Lote 95, si bien tiene contrato con Petroperú desde el 2019 para proveerle de petróleo vía el ONP, en 420 días que no pudo transportar el crudo debido a la conflictividad social, la pérdida sería de US$220 millones, según informa Sudaca.pe.

Además, refiere que, en el caso de Perenco, operador del Lote 67, la empresa estima que sólo el 2021, tuvo pérdidas por US$40 millones por no haber podido llevar su crudo a Puerto Bayovar (Piura).

Por su parte, el presidente de Petroperú, Humberto Campodónico, informó a Gestión que el costo por el mantenimiento del ONP es de US$50 millones anuales, que no estarían recuperando debido a que está parado.

Exploración

De otro lado, el experto en hidrocarburos Carlos Gonzáles advirtió que, si el Congreso no prorroga el régimen de devolución del IGV a la exploración petrolera, que vence este 31 de diciembre, las empresas que cuentan con seis contratos exploratorios en el país no podrían recuperar ese impuesto, lo que generaría incertidumbre para continuar inversiones en el ramo.

En esa línea, remarcó que el sector Energía y Minas, a través de Perupetro, ya tendría que estar impulsando el Proyecto de Ley que prorroga la Ley 27624, que dispone la devolución del IGV, no sólo para atraer nuevos inversionistas, sino sobre todo para evitar que los contratos que nos quedan de exploración, se vean afectados.

“Sabemos que esta ley y sus prórrogas son siempre materia de debate en el Congreso, por consiguiente, es muy recomendable que el respectivo Proyecto de Ley (de prórroga) se presente en el más breve plazo”, consideró

Lo ideal -aseveró- sería que se apruebe una ley en la que se precise que la devolución del IGV e IPM aplicará durante toda la fase de exploración (hasta 10 años). “De este modo, ya no tendremos una espada de Damocles, cada vez que se gestiona una prórroga, lo que genera incertidumbre en los inversionistas en la fase de exploración”, puntualizó Gonzales.

Elias Garcia – Gestión

Por admin


Déjanos tu opinión!