Mar. Ene 31st, 2023

Después de cinco años de incertidumbre sobre el futuro de los seis lotes ubicados en la cuenca Talara, en el noroeste del país, cuyos contratos están por vencer entre el 2023 y el 2028, Perupetro finalmente decidió que los sacará a licitación.

Así lo revelaron a Gestión fuentes del Gobierno que indicaron que la decisión de esa agencia estatal es que, en su siguiente sesión del directorio, en las próximas semanas, se aprueben las bases del concurso y se definan las fechas para el proceso de subasta de esos lotes.

Adelantaron que la expectativa de Perupetro es que en lo que resta de este año se pueda convocar a concurso para entregar al mejor postor los lotes 204 y 205, en los que se han reconfigurado seis yacimientos actualmente en producción.

Se trata de los lotes I y V (operados por GMP), II y XV (que explota Petromont), y los lotes VI-VII (a cargo de Sapet), y X (en manos de CNPC).

¿Cómo sería la reconfiguración de yacimientos en dos grandes áreas?

Por lo pronto, Perupetro ya aprobó la reconfiguración de esas áreas, como los lotes 204 (que abarca en uno solo los actuales lotes I y VI-VII), y 205 (que incluye las áreas X, II, V y XV), en el departamento de Piura.

En conjunto, todos esos yacimientos hoy tienen una producción estimada de 15,500 barriles de petróleo en promedio diario (de los 40,000 barriles que produce todo el país diariamente).

Según los informantes, la expectativa también es que, una vez lanzado el concurso este año, se pueda otorgar la buena pro en el primer trimestre del 2023, a tiempo antes del vencimiento de los contratos por los lotes V y VI-VII, que expiran en octubre del año entrante.

Con la subasta, se espera atraer inversiones a esas áreas por cerca de US$ 1,000 millones para aumentar su producción, mientras que hay varios inversionistas que han enviado cartas de interés para participar en el futuro concurso, mencionaron aunque no detallaron cuántos son y de qué países provienen.

Para concretar ese plan, Perupetro ya concluyó con el proceso de participación ciudadana en las áreas de influencia de los lotes 204 y 205.

De esta forma, las fuentes descartaron la hipótesis según la cual, por no tener actualmente un presidente del directorio, Perupetro no podría aprobar las bases para la esperada licitación, como advierten algunos actores del sector petrolero.

Enfatizaron que sí se pueden aprobar las bases, pues Perupetro cuenta con el quórum de cuatro miembros del directorio, y que el poder para aprobarlas recae en la actual vicepresidencia de esa agencia estatal.

Reacciones a la próxima subasta

No obstante, el experto en temas petroleros, Carlos Gonzales, director gerente de Enerconsult, consideró que resulta apresurado que Perupetro decida ahora llevar adelante la referida licitación, sin que el Gobierno haya decidido aún cuál será el rol que jugará Petroperú en los yacimientos de la cuenca Talara.

En su momento, el presidente de Petroperú, Humberto Campodónico, había expresado su interés de que la petrolera estatal tenga participación en esas áreas, particularmente los lotes X y VI-VII, junto a un socio estratégico, al considerar que implican una garantía de suministro permanente de petróleo para la nueva refinería de Talara y de rentabilidad para la empresa.

Gonzales objetó también que se haya reconfigurado los seis lotes en dos grandes áreas para la subasta, pues hay yacimientos pequeños que en su momento no fueron atractivos para grandes petroleras extranjeras, por lo cual se decidió adjudicarlos en pequeñas áreas, para así permitir la participación de inversionistas nacionales.

Sin embargo, el ex presidente de Petroperú, César Gutiérrez, consideró que Perupetro ya debería convocar a concurso para licitar los lotes del noroeste a fin de año, pues si no se toma ahora esa decisión, se podría correr el riesgo de que se paralice la producción petrolera en esa zona, y el primer afectado sería la propia refinería Talara (que espera empezar a producir a fin de año).

Aseveró que el crudo ligero que se obtiene de los lotes de la cuenca Talara es de buena calidad y se puede combinar con el importado; pero si se paraliza la explotación en el norte (por falta de contratos) la empresa tendría que traer crudo ligero de la costa del Golfo de México o de la costa occidental de África, lo cual consideró muy grave.

Elías García Olano – Gestión

Por admin


Déjanos tu opinión!