Mié. Feb 28th, 2024

Tras más de un mes que las operaciones de Las Bambas se encuentren suspendidas, la Cámara de Comercio de Apurímac (CCA) ha calculado grandes pérdidas económicas para todos los servicios de la región, valuadas en S/300 millones, aproximadamente.

El presidente de dicha institución, Edward Palacios, señaló que este fuerte impacto se debe a que casi toda la economía depende de la minería. Por ello, incluso, algunos servicios tienen riesgo de quebrar debido a sus deudas con los bancos.

Asimismo, el representante gremial apuntó que, aproximadamente, 75 000 familias dependen de la actividad minera; ya que muchas de ellas se dedicaban a prestar servicios de hospedaje, restaurantes, lavandería, alquiler de vehículos, mantenimiento de maquinarias, entre otros.

Por ejemplo, la representante de los hospedajes del distrito de Challhuahuacho, Sandra Guzmán, indicó que las operaciones suspendidas de Las Bambas habían generado pérdidas de S/.70 mil al día a su sector.

El caso de los proveedores de la minera es preocupante, pues muchos de ellos podrían quebrar en cualquier momento, señala Palacios. “Me he comunicado con algunos empresarios y tenemos entendido que ya existen quiebres en hoteles, restaurantes y otros negocios”, apuntó.

Así, lejos de tener un futuro esperanzador, lo que viene, según el directivo del gremio empresarial, apunta a empeorar; ya que los bancos comenzarán a cobrar los créditos de los pequeños empresarios.

Por otro lado, Juan Carlos Huamán, dirigente del Sindicato de Trabajadores de Las Bambas, señaló que las operaciones suspendidas afectan directamente a los 9000 trabajadores del campamento minero. Asimismo, precisó que de esa cantidad, 3 mil forman parte de la minera, y el resto a empresas contratistas. Además, de todos ellos, más del 50% tomaba los servicios de hospedaje en Challhuahuacho.

Autoridades minimizan impacto de las operaciones suspendidas de Las Bambas

A pesar de toda la evidencia, autoridades como el alcalde de Challhuahuacho, Porfirio Gutiérrez, y de la comunidad de Huancuire, Romueldo Ochoa, minimizan los daños de la paralización de la minera.

Según Gutiérrez, solo un pequeño porcentaje de los comuneros tendrían algún negocio y refiere que la mayoría pertenece a otros lugares; mientras que Ocho respalda esa opinión, y agrega que la culpa la tiene la minera por no cumplir sus compromisos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *