Jue. Sep 29th, 2022

Diez de las municipalidades que perciben canon y regalías a nivel nacional concentran la quinta parte del Presupuesto Institucional Modificado (PIM) de ese rubro a agosto.

Los distritos de San Marcos (Áncash), Megantoni (Cusco), Chimbote (Áncash), Yarabamba (Arequipa), Coronel Gregorio Albarracín (Tacna), Cerro Colorado (Arequipa), Marcona (Ica), Nuevo Chimbote (Áncash), Espinar (Cusco) y Pichari (Cusco) cuentan con S/ 2,683 millones del total de S/12,774 millones de canon y regalías para obras.

Pero, según el Consejo Privado de Competitividad (CPC) “el elevado presupuesto no ha ido acompañado de un alto nivel de ejecución”“Luego de ocho meses de haber empezado el año, los 10 municipios con mayores recursos de canon para obras devengaron la cuarta parte de sus recursos (25.6%)”, señaló Daniela Leguía, economista del CPC.

Por ello, requieren multiplicar por seis la velocidad de ejecución cada mes para llegar a la meta (100% de ejecución), dijo la economista. “Existen algunos casos, como el de Yarabamba, donde se requiere multiplicar por 10 la velocidad”, anotó.

Proyectos

Los proyectos con un PIM mayor a S/ 10 millones (45 proyectos de 2,214) registran un avance promedio de 19%. En algunos casos como en Megantoni y en Yarabamba el avance de los principales proyectos es de 0%.

De hecho, al analizar la totalidad de proyectos (2,214), se observa que cerca del 40% de estos (es decir, 826 proyectos) no ha devengado recursos a la fecha. “Estos proyectos están ubicados en su mayoría en San Marcos (353) y en Marcona (103)”, refirió.

Obras paralizadas

Según el portal Infobras de la Contraloría General de la República, actualmente, estos 10 distritos concentran 89 obras paralizadas, con un monto de inversión de S/ 983 millones.

Cerca de la mitad de dichas obras se encuentran en San Marcos (31.5%) y Cerro Colorado (16.9%). El 58% de estas obras son ejecutadas bajo la modalidad “por contrata”, donde la entidad encarga a una empresa constructora hacer la obra, mientras que el 42% bajo “administración directa”, donde la entidad ejecuta la obra con su propio personal, maquinaria y recursos.

“Cobra sentido si se toma en cuenta que cada año existen nuevos proyectos adicionales a los previstos en el presupuesto inicial, sobrepasando las capacidades de gestión de entidades”, refirió Leguía.

Por ejemplo, según concluyen Shack y Rivera (2022), en promedio, entre 2017 y 2021 se aprobaron 7,800 proyectos a través de las leyes anuales de presupuesto, pero se terminaron ejecutando 45,205 proyectos. De dichos proyectos, 39,972 corresponden a nuevos proyectos.

Complicado 2023

Leguía comentó que esta situación, “que muestra la ineficiencia en la gestión de inversiones”, se agudizaría en el 2023 porque será el primer año de las nuevas autoridades y los recursos para inversión de los gobiernos locales crecerían de significativamente.

Cada inicio de gestión se caracteriza por una ralentización en las inversiones por el costo de aprendizaje y el incremento de los proyectos. Se suma que, en el proyecto de Ley de Presupuesto Público para el 2023, el PIA del gasto de capital de los gobiernos locales pasaría de S/ 7,844 millones a S/ 14,155 millones.

“Dicho presupuesto puede incrementarse significativamente, en función de los nuevos proyectos de las entidades. En promedio, durante los últimos cinco años, el PIM representó el triple (3.2 veces) del PIA del gasto de capital de gobiernos locales. De seguir esta misma tendencia, el PIM del 2023 podría alcanzar los S/ 45 mil millones”, finalizó.

Recomendaciones

El Consejo Privado de Competitividad indicó que se debe evitar que se formulen nuevas inversiones, sin concluir aquellas que se encuentren en fase de ejecución; además, considera que se debe fomentar la transparencia de la información del avance físico de obras.

Whitney Miñán – Gestión

Por admin


Déjanos tu opinión!