Mié. Feb 21st, 2024

En el Salar de Uyuni de Bolivia, un inmenso salar blanco que parece casi de otro mundo, Karina Quispe observa desde la barrera una carrera mundial de recursos por el mayor y casi inexplorado tesoro de litio para baterías del mundo.

En su pueblo, situado en el borde del salar -desde donde la mayoría de los hombres han emigrado a Chile en busca de trabajo-, apenas se han creado puestos de trabajo ni se han obtenido beneficios de la riqueza mineral que hay bajo las llanuras.

“Este es un pueblo olvidado”, dice Quispe.

A medida que el gobierno se prepara para adjudicar un proyecto de extracción de litio a uno o más de un conjunto mundial de pretendientes, tiene la esperanza de que esto pueda cambiar.

Se trata del esfuerzo más ambicioso del país sudamericano para explotar su litio en un momento en que los fabricantes de automóviles y los gobiernos se afanan por asegurar el suministro del metal necesario para las baterías que impulsan la revolución de los vehículos eléctricos.

Pero los sueños de riqueza de litio de los lugareños pueden no ser más reales que los espejismos que aparecen en las llanuras de Uyuni. El país, que no tiene salida al mar, se enfrenta a grandes retos para alcanzar sus objetivos, según las entrevistas realizadas por Reuters a una docena de funcionarios y ex funcionarios, así como a decenas de residentes locales de los alrededores del salar.

Entre los principales obstáculos se encuentran los retos tecnológicos, la resistencia ciudadana latente, un marco legal inexistente para la extracción de litio y las luchas internas en el partido socialista gobernante de Bolivia sobre los impuestos y las regalías, dijeron las fuentes.

“Veo un entusiasmo exagerado. No está basado en la realidad”, dijo Juan Carlos Montenegro, un ex alto funcionario boliviano a cargo de la extracción de litio bajo el gobierno del ex presidente Evo Morales.

Bolivia espera anunciar a finales de este mes una o varias asociaciones con empresas extranjeras para explotar las riquezas del salar. Ocho competidores de China, Rusia, Argentina y Estados Unidos están pujando, ninguno de los cuales ha explotado antes el litio a escala comercial.

Los precios del litio se han disparado este año y los fabricantes de automóviles, desde Tesla Inc. hasta Volkswagen AG, están luchando por conseguir el metal.

El objetivo a largo plazo de Bolivia es fabricar baterías de iones de litio a nivel local para 2025, una ambición que ni siquiera el vecino y más próspero Chile, el segundo productor mundial de litio, ha logrado tras décadas de producción.

Pero en Potosí, la región boliviana donde se encuentra el litio, las autoridades no esperan ninguna producción hasta 2030, dijo a Reuters Juan Téllez, asesor del gobernador regional. Esto supone un retraso de cinco años con respecto al calendario del gobierno central.

Bolivia tiene un historial de promesas incumplidas con el litio.

Ha intentado y fracasado desarrollar su litio varias veces desde la década de 1990, produciendo un acumulado de 1.400 toneladas desde 2018. Se espera que la oferta mundial de litio este año, liderada por Australia y Chile, alcance las 600.000 toneladas, según Benchmark Mineral Intelligence.

Bolivia ha invertido cientos de millones de dólares en estanques de evaporación tradicionales que han producido poco litio, debido en parte a las altas concentraciones naturales de magnesio.

Por ello, el actual presidente, Luis Arce, sólo ha solicitado ofertas a empresas que utilizan una tecnología diferente y no probada, denominada “extracción directa de litio“, que podría producir litio más rápidamente pero necesita una infraestructura diferente y nueva que aún no se ha construido.

La administración de Arce no quiso hacer comentarios. Una portavoz se limitó a decir que el litio era un asunto “sensible”.

El viceministro de Tecnologías Avanzadas de Bolivia, Álvaro Arnez, que supervisa el desarrollo del litio, reconoció en una breve entrevista en marzo con Reuters que el gobierno necesitaba mostrar resultados para demostrar que sus ambiciones son serias. Arnez reafirmó su objetivo de lograr la producción de baterías y la extracción de litio a gran escala para 2025.

“Lo principal es poder mostrar resultados”, dijo.

El pasado es el pasado

Bolivia alberga 21 millones de toneladas de los 89 millones de toneladas que constituyen los recursos de litio conocidos en el mundo, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, aunque ninguno de ellos está catalogado como comercialmente viable.

El atractivo del premio potencial de Bolivia ha enganchado a algunos actores globales a su último intento de iniciar la extracción.

La lista incluye a las empresas estadounidenses Lilac Solutions -respaldada por el fabricante de automóviles alemán BMW y Breakthrough Energy Ventures de Bill Gates- y EnergyX. El gigantesco fabricante chino de baterías CATL también figura en la lista.

Otras empresas son la argentina Tecpetrol, la rusa Uranium One y las chinas Fusion Enertech, TBEA Co Ltd y CITIC Guoan Group Co.

EnergyX ha cortejado a los funcionarios bolivianos en público, ha prometido donaciones a la comunidad y ha restado importancia a los riesgos generados por anteriores nacionalizaciones de empresas energéticas o al tipo de ira de la comunidad que acabó con una asociación boliviana con la empresa alemana ACI Systems en 2019 para desarrollar baterías de litio.

“En cuanto a las experiencias pasadas entre las multinacionales y Bolivia – el pasado es el pasado”, dijo Teague Egan, fundador y CEO de EnergyX, en un comunicado. “Creemos y confiamos en la visión del gobierno boliviano”.

El director de otra empresa involucrada en el proceso, que pidió no ser nombrado, dijo que el gobierno “es muy serio en cuanto a aprovechar esta oportunidad.”

Si bien el gobierno de Arce está estrechamente alineado con Rusia y China, funcionarios estadounidenses dijeron a Reuters que creen que las dos firmas norteamericanas en carrera tienen una oportunidad justa de ganar.

Las otras empresas no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Somos dueños de estas riquezas
Incluso si el litio puede ser explotado, se está gestando una batalla sobre quién se beneficia.

Bajo el dominio colonial, la región de Potosí se convirtió en la mayor fuente de plata de España, ayudando a financiar el poderío del Imperio Español durante siglos.

Pero las minas eran famosas por los millones de personas, en su mayoría indígenas, que murieron trabajando en condiciones espantosas, y la región sigue siendo una de las más pobres de Bolivia.

“Fuimos el centro de la explotación (de la plata), pero nos quedamos al margen de la toma de decisiones del país”, dijo Téllez, asesor del gobernador de Potosí. “Eso es lo que tratamos de evitar ahora con el litio“.

Potosí es un bastión del partido gobernante MAS. Pero las autoridades locales criticaron a Arce en entrevistas con Reuters, diciendo que la oficina del presidente estaba tratando de controlar su litio sin su aporte.

“Ni siquiera tenemos un canal para expresar nuestra opinión”, dijo Téllez. “Nos estamos enterando (de las decisiones) por la prensa”.

El gobierno boliviano propone crear empresas mixtas para extraer litio y fabricar baterías, dijo el viceministro Arnez, en las que la nación sería dueña del 51% de la entidad y se quedaría con alrededor de la mitad de las ganancias.

Para ello, primero hay que modificar la legislación boliviana, que no permite a las empresas extranjeras extraer litio. Los funcionarios del gobierno local están tratando de usar eso como una oportunidad para presionar para que su participación en las regalías aumente al 15% de las ventas desde el 3% bajo la ley actual, amenazando con tomar las calles como lo hicieron en 2019 si no se salen con la suya.

“Como dueños de estas riquezas, obviamente necesitamos obtener el mayor beneficio al menos una vez en la vida”, dijo Eusebio López, el alcalde de Uyuni, la ciudad turística que da nombre al salar.

En la planta estatal piloto de litio que ya está en funcionamiento, pocos de los 700 empleados son de las comunidades locales, lamentó Karina Quispe, la pobladora de Uyuni.

“Tenemos minerales, tenemos litio“, dijo. “La gente de aquí debería recibir algo”.

Reuters

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *