Mié. Abr 24th, 2024

Inversión para buscar yacimientos de petróleo y gas natural se desploma en 96%

A pesar de que las reservas de petróleo y gas que yacen en el subsuelo peruano se reducen cada vez más y la demanda local de combustibles aumenta, las empresas han abandonado casi por completo la búsqueda de nuevos yacimientos que permitan reponer esas reservas.

Así se puede concluir al revisar las cifras de las inversiones en el sector de petróleo y gas natural registradas por Perupetro en el 2022, en las que si bien las destinadas a la producción (explotación) crecieron, las referidas a exploración tuvieron una estrepitosa caída.

¿Cómo evolucionaron las inversiones del sector?

En el año que pasó, la mencionada agencia registró inversiones totales en hidrocarburos por US$325.7 millones, lo que significó un incremento de 32.6% frente a la realizada el año previo.

La mayor parte de lo invertido se explicó por el gasto de las empresas del ramo en mantener o incrementar producción. De hecho, la inversión en el ámbito de explotación, que fue de US$323 millones, se elevó un 75% frente a los US$184.5 millones del 2021.

Sin embargo, el gasto destinado a exploración hidrocarburífera, que permita encontrar nuevos yacimientos de crudo o gas natural en los lotes adjudicados en contratos ley, apenas alcanzó a US$2.2 millones. Esa cifra significa una caída del 96.2% en comparación con los US$61.1 millones invertidos en todo el 2021.

Como reflejo de esa escasa inversión, el año que pasó las empresas no perforaron un solo pozo exploratorio, pese a tener compromisos de inversión para buscar nuevas reservas; pero, en cambio, perforaron siete pozos de desarrollo (para mantener o aumentar producción).

¿Cuántos lotes exploratorios quedan?

Para Carlos Gonzales, director gerente de Enerconsult, uno de los factores que explican la baja inversión para explorar, es que de los 31 contratos por hidrocarburos que tiene el Perú, solo seis son para exploración, pero dos de estos últimos se encuentran suspendidos, en condición de fuerza mayor.

Además, de esos seis contratos vigentes, dos comprenden lotes que se ubican en la costa norte, tres en el mar, y solo uno en la selva central, pero ninguno se encuentra en la selva sur, a pesar de que esta última región -además de los lotes de Camisea– contiene grandes reservas de gas natural.

Sin embargo, indicó que en los últimos cuatro años solo se han perforado dos pozos de exploración, y si bien las empresas que tienen esos contratos aún están en plazos para realizar inversiones, por el momento no las están realizando.

¿Porqué no se perforan más pozos exploratorios?

Para Erick García Portugal, ex director de hidrocarburos del Ministerio de Energía y Minas (Minem), la caída de la inversión en exploración, si bien se agudizó con la pandemia del covid, en realidad mantiene una tendencia decreciente desde hace varios años por diversos factores.

Una de las razones es que, lamentablemente, el Perú no ha sido competitivo en poder incentivar las actividades exploratorias, en tanto que países vecinos como Colombia y Ecuador aplicaron esquemas más sencillos para hacer atractiva esa actividad para la inversión privada, sostuvo.

La conflictividad social es otro de los factores que afectan la actividad de hidrocarburos.

García Portugal refirió que la exploración es una actividad de riesgo para los inversionistas, pues de cada diez perforaciones, con suerte dos o tres suelen obtener resultados positivos.

Demoras para permisos o autorizaciones

Otra limitante, acotó, es que en el Perú obtener un permiso o autorización para realizar perforaciones en busca de nuevos yacimientos puede tomar entre dos a tres años, mientras que en otros países petroleros suele tomar, en promedio, seis meses.

Muchos de esos trámites demoran en su aprobación en diversas entidades públicas como los ministerios de Energía y Minas y de Ambiente, o el Senace (que debe aprobar los estudios de impacto ambiental), dijo.

Por estas razones, consideró que se debe establecer un solo esquema para la aprobación de las autorizaciones y permisos para explorar, a través de una forma de ventanilla única.

Pero, además, consideró que la agencia Perupetro debería levantar la información sobre el potencial contenido en las cuencas de hidrocarburos para ofrecerla a las empresas, lo que también daría más confiabilidad a las poblaciones y entidades preocupadas por el medio ambiente.

Para Carlos Gonzáles, la consecuencia de la paralización de inversiones exploratorias es que el Perú no puede incrementar su volumen de producción de hidrocarburos, y debe importar cada vez más petróleo y combustibles, que resultan más caros.

Elías García Olano – Gestión

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN



NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO


AUSPICIADORES













CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720