Lun. Nov 28th, 2022

Luis Miguel Incháustegui Zevallos, Ex ministro de Energía y Minas

Conociendo que actualmente los conflictos sociales en el sector minero están generando importantes pérdidas económicas al Perú (el Banco Central de Reserva del Perú (BCR) ha informado que los conflictos sociales mineros le habrían costado al sector minero metálico alrededor de 2.3 puntos porcentuales de crecimiento en el 2021) y sabiendo que el supuesto incumplimiento de los compromisos sociales, por parte de las empresas mineras y/o de las autoridades, son una de las principales causas que originan los conflictos sociales en el sector minero, considero que es urgente realizar un registro “Libro” de compromisos sociales que informe acerca de los compromisos sociales que las empresas mineras tienen con las comunidades.

Realizar un Libro de Compromisos en forma participativa y proactiva, definitivamente lograría no sólo un mejor relacionamiento con las comunidades y autoridades locales sino construiría más confianza entre los actores de esta actividad y con ello, se obtendría una mayor aceptación social logrando de esa forma, reducir una importante causa de generación de conflictos sociales en el Perú.

El recurrir al incumplimiento de los compromisos como causa para realizar una protesta contra una empresa minera confirma, en la mayoría de los casos, la falta de una cultura de dialogo entre las empresas mineras y las comunidades, debido a que si existiera un dialogo permanente y no sólo un dialogo cuando existe un reclamo o protesta, se generaría la suficiente convivencia y confianza necesaria para escuchar y resolver cualquier preocupación, duda o incumplimiento de compromisos.

Algunos críticos al proceso de dialogo que los distintos gobiernos promueven, indican que existen muchas mesas de dialogo y que todas son más de lo mismo, que son una mecedora y en el mejor de los casos sólo logran resolver la protesta en su etapa de crisis sin resolver el problema de fondo por el que se origina la protesta y por ello, luego de un tiempo, se vuelve a reiniciar el conflicto social. Esta práctica confirma que ahí no hay dialogo, sino que sólo se recurre al dialogo cuando hay problemas y no se esta promoviendo una real cultura de dialogo, un dialogo de buena fe y con empatía que logre un desarrollo sostenible.

Un ejemplo de ello, es lo que está sucediendo en este momento en la mina Las Bambas, en donde la empresa minera, las comunidades y autoridades cercanas a la mina están evidenciando que existe una diferencia de opinión, debido a que las comunidades informan que la empresa ha incumplido con algunos compromisos y la empresa ha informado que ellos se encuentran al día con todos sus compromisos asumidos con las comunidades y autoridades. Definitivamente ahí existe una controversia por resolver y que está generando las últimas paralizaciones en la zona cercana a la mina.

Frente a ello, cómo en otras oportunidades, se ha convocado a un proceso de dialogo y luego de escuchar a ambas partes, se está definiendo la mejor forma para primero escucharse entre las partes, luego concordar que compromisos sociales realmente se encuentran pendientes y al final, establecer un cronograma para su ejecución. Todas estas paralizaciones generadas por el supuesto incumplimiento de compromisos se hubieran podido evitar o reducir en una gran cantidad (días de paralización) si hubiera existido un Libro de Compromisos.

Un Libro de Compromisos podría ser un instrumento para construir confianza, promover una convivencia armoniosa y demostrar una mayor accountability (hacerse cargo) de los actores que se han comprometido a realizar los compromisos. Definitivamente, el cumplimiento de los compromisos sociales que se hayan asumido demandará la participación de las empresas mineras, las comunidades y de las autoridades (locales y nacional) para lograr, en un proceso de dialogo permanente no sólo el reporte de los compromisos sociales existentes, sino informar sobre su estado de ejecución y en los casos que se acredite que dicho compromiso es difícil de ejecutar, proponer un nuevo compromiso social que lo reemplace.

Es conocido que cuando las empresas mineras están negociando con las comunidades los convenios de exploración, adquisición de tierras y convenios para permitir la construcción y operación de las minas el ambiente en la negociación no es el mejor para lograr los mejores compromisos sociales y por ello, los compromisos que se aprueban a veces son imposibles de cumplir (Ej. dar trabajo a toda la comunidad) y debido a ello, algunos miembros de las comunidades siempre recuerdan ese tipo de compromisos y al ver que no se están cumpliendo, usan eso para indicar que la empresa incumple con los compromisos.

En ese punto, el Libro de Compromisos también podría ayudar, debido a que luego de iniciar las reuniones para la presentación del Libro de Compromisos, en donde en primer lugar se informaría acerca de todos los compromisos que se han realizado, los que se están realizando en forma periódica y los que están en plena ejecución, se podría comentar acerca de los compromisos que son difíciles de cumplir y se plantearía su reformulación o proponer otros compromisos que estén enfocados en el cierre de las brechas sociales y que estén relacionados con los planes de desarrollo comunal o concertado. Es decir, el Libro de Compromisos no sólo sería un documento que lograría un reporte del estado de cumplimiento sino podría apoyar a reenfocar los compromisos sociales existentes para que estén alineados con el cierre de las brechas sociales y la sostenibilidad del territorio.

Por estas razones, considero que realizar un Libro de Compromisos podría ser un interesante proyecto de Valor Compartido, debido a que se resolvería la necesidad de tener mayor información para tener claro el estado de cumplimiento de los compromisos (Transparencia y Accountability) y con ello, se reducirían los conflictos sociales (menos pérdidas económicas) y por otro lado, el Libro de Compromisos podría ser un interesante compromiso de Gobernanza (ESG) que lograría no sólo tener un innovador compromiso de gobernanza sino que lograría una mejor aceptación social para la empresa minera que se comprometa a realizar esta iniciativa.

Gestión

Por admin


Déjanos tu opinión!