Vie. Jun 9th, 2023

La cotización del cobre, principal producto de exportación peruano, apunta a ser mejor de la esperada en el 2023, y las perspectivas para los siguientes años señalan precios elevados.

Según el Banco Central de Reserva (BCR) el precio del metal, hoy en US$ 4.06 la libra, tiene una mejor perspectiva que la previsión de diciembre. Su proyección (promedio del año) pasó de US$ 3.58 a US$ 4 la libra para el 2023, mientras que para el 2024 la elevó hasta US$ 3.97 desde un previo US$ 3.55.

BBVA Research también es más optimista, al pasar su proyección de US$ 3.51 a US$ 3.81 la libra para este año, mientras que para el siguiente, la ajustó de US$ 3.75 a US$ 3.78.

En la misma línea, en el último informe FocusEconomics Consensus Forecast LatinFocus de marzo, el consenso de analistas subió su proyección a US$ 8,481 la tonelada (US$ 3.84 la libra) desde US$ 8,130 (US$ 3.68 la libra) en el informe de febrero. Para el 2024, el reajuste fue de US$ 8,426 la tonelada (US$ 3.82 la libra) a US$ 8.614 (US$ 3.90 la libra).

“Se prevé que los precios caigan en los próximos trimestres debido a la desaceleración económica mundial. Dicho esto, varios panelistas mejoraron sus pronósticos este mes, con más revisiones al alza probables a medida que la actividad en el principal consumidor de China continúa recuperándose. Los factores clave a observar incluyen el ritmo de la recuperación de China, las posibles sanciones contra el cobre ruso y los disturbios laborales en las minas de Chile y Perú. A más largo plazo, la transición verde debería respaldar los precios, gracias al uso del metal en tecnologías limpias, incluidos los vehículos eléctricos y la generación solar y eólica”, apunta el reporte.

De esta lista, el banco de inversión Goldman Sachs, quien espera un “superciclo de commodities”, tuvo la previsión máxima, que es de US$ 9,750 la tonelada (US$ 4.42 la libra) como promedio del 2023, y de US$ 12,000 (US$ 5.44 la libra) para el 2024, dato este último que implicaría un récord para la cotización del metal rojo.

“Sobre el cobre, la perspectiva a futuro es extraordinariamente positiva. Estaremos en los inventarios observables más bajos jamás registrados en 125.000 toneladas. Tenemos un suministro máximo en 2024. A corto plazo ponemos (el precio del cobre) en $10.500 y a más largo plazo, nuestro precio objetivo es de 15.000 dólares la tonelada”, señaló la entidad financiera.

Impacto de mejores proyecciones para el cobre en recaudación

“Tenemos un precio del cobre por US$ 4 para este año y el próximo, y en general por los próximos cinco años por el despegue de China y la electromovilidad. Es una oportunidad que no se presentará toda la vida. El único producto donde Perú puede estar en las ligas mayores es en este. Con un precio relativamente alto, se llena la caja fiscal y se distribuye en las regiones que tienen canon. Se nota rápido en las cuentas fiscales”, dijo el economista y socio de Macroconsult, Elmer Cuba.

Mencionó que la recaudación sería similar a la del 2022. “Aunque como habrá mayor producción de cobre, puede ser algo mayor. El déficit fiscal sería algo mayor por el más alto gasto público”, anotó.

La Sunat indicó que, en el 2022, se recaudó S/ 157,768 millones por ingresos tributarios del Gobierno Central, descontando las devoluciones de impuestos, lo que fue 4.8% más que en 2021. Ese año se habría alcanzado una presión tributaria de 16.8%, mayor nivel registrado desde 1980.

El economista jefe de BBVA Research, Hugo Perea, quien mencionó que las proyecciones de su entidad para el cobre tiene sesgo al alza, coincidió con el impulso por el lado tributario.

“Precios altos en definitiva van a generar más impuesto a la renta desde las mineras. Tal vez la recaudación desde minería no sea tan importante como la del año pasado, pero a mediano plazo posiblemente sí lo sea. Hemos visto resiliente al cobre en lo que va del año, el mercado está deficitario, y en el corto plazo los inventarios (de cobre) están muy ajustados y eso sostiene el precio”, apuntó.

¿Qué relación hay entre el metal rojo e inversión privada?

Los economistas resaltaron la relación positiva entre la cotización del metal y la inversión privada, en particular la minera, aunque hoy esta dinámica es cada vez menos nítida por los conflictos sociales e incertidumbre política.

“Lo ideal sería que hayan proyectos de inversión (minera) realizándose y no hay mucho entusiasmo por el contexto de inestabilidad política. El incentivo de altos precios está, pero no solo se mira eso, sino también cierta predictibilidad en el marco tributario y que el entorno social y político sea estable. El tema regulatorio también puede ser muy restrictivo por la tramitología”, anotó Perea.

Perú, según Cuba, debería estar creciendo 4% o 5% al año con una inversión privada impulsada por los precios del metal. Perea señaló que en el mediano plazo la economía peruana tendría que crecer 4% por la misma razón, lejos del 2.5% que actualmente se prevé como promedio de los siguientes años.

“En el boom minero anterior nacieron proyectos como Toromocho, Quellaveco, ampliación de Cerro Verde o Las Bambas, y ahora no se ve eso. Esto impacta también en la inversión no minera. Se ha roto esa correlación histórica. Hay un espacio para relanzar las unidades (mineras), pero mucho del problema se debe a los conflictos sociales y la incertidumbre desde el gobierno”, dijo Cuba.

No obstante, indicó que pese a que las perspectivas son pesimistas respecto de la inversión (confianza empresarial en el tramo negativo), aún puede haber espacio para que se ejecuten proyectos, pues el precio del cobre compensaría el panorama de riesgos.

Recientemente Rio Tinto llegó a un acuerdo con una minera canadiense para formar una empresa conjunta y desbloquear el proyecto La Granja, iniciativa de US$ 5,000 millones, la mayor inversión de toda la cartera minera proyectada en Perú, situación que fue destacada por ambos economistas.

“Con estos precios del cobre, e incluso un poco menos, los proyectos pueden darse. Proyectos como Zafranal en Arequipa, por ejemplo, va a salir, pese a todo lo que estamos pasando, pero deberían gatillarse más (proyectos)”, sostuvo.

¿Cuál es el efecto del cobre en el tipo de cambio?

Cuba mencionó que el precio del dólar, hoy en S/ 3.77, ya incorpora al cobre en US$ 4, y que para ver más presiones a la baja de la divisa el metal debería cotizar por encima de su nivel actual.

“Si el precio se cae, habría un impacto fuerte cambiario. Además, cuando sube el cobre hay presiones a la baja en el dólar, pero que se autocorrigen, pues se gatillan importaciones”, comentó.

Perea, por su parte, señaló que los movimientos en el dólar estarían sujetos también a lo que decida la Reserva Federal (Fed) respecto de sus tasas, pues hay opiniones divergentes sobre si habrá nuevos aumentos (que significarían presiones al alza sobre el billete verde), o si más bien se darían recortes.

“Para el siguiente año, considerando los precios del cobre, recuperación de la economía mundial y fin de ciclo alcista (de la Fed), estamos anticipando apreciación para el sol (baja del dólar)”, dijo.

Alta correlación entre el cobre y la BVL

En una publicación reciente de la BVL, que recogió las previsiones del Banco Central de Reserva (BCR) y casas de bolsa, se proyecta una mejora del índice S&P/BVL Peru General en el 2023, a la par de una trayectoria ascendente de los términos de intercambio este y el siguiente año.

El economista de Macroconsult, en línea con analistas de Intéligo SAB y Renta4 SAB, señaló el soporte que tienen las acciones locales hacia adelante por los elevados precios del metal.

Los índices de la BVL tendrían un soporte en el precio del cobre. Hay una correlación muy alta entre el cobre, zinc o el oro con la bolsa minera local, y la no minera recoge también este efecto para bien o para mal. Hacia adelante las perspectivas serían buenas por ese lado para la BVL, teniendo en cuenta que el mundo, Estados Unidos y China están un poco mejor de lo que se esperaba tres meses atrás”, anotó.

Datos

  • Las cotizaciones del cobre antes del 2021 (cuando tuvo un precio promedio de US$ 4.22 la libra) estuvieron por debajo de US$ 3.
  • La cartera de proyectos de inversión minera en el 2023 suma US$ 53,715 millones y consta de 47 proyectos, según el Minem.
  • La inversión minera caería 16% en el 2023 y 8.6% en el 2024.

Jonathan Terranova – Gestión


Déjanos tu opinión!