Mar. Jul 23rd, 2024

En medio del boom de precios de metales, ¿cómo le va al empleo en minería?

A pesar de que los precios del cobre y el oro mantienen una curva constante de crecimiento desde la pandemia, y de los anuncios del Gobierno que está destrabando proyectos mineros, uno de los indicadores de la actividad del sector, como es el empleo directo en esa industria, sigue estancado en el Perú.

Antes de la pandemia, el 2019, el oro cotizaba a US$1,393 por onza troy en promedio anual, y hasta abril último, se encontraba en US$2,336. En tanto, el cobre, que hace cinco años se encontraba en US$2.72 por libra, a abril del 2024 llegaba a US$4.30.

Ahora el Banco Central de Reserva del Perú (BCR) ha ajustado al alza sus previsiones para el cobre, estimando que este año alcanzaría un precio promedio anual de US$4.46 (desde su anterior proyección de US$3.77), y para el 2025 cree que llegaría a US$4.68. Es decir, estima que el boom seguiría, y que el año entrante superaría la barrera de los US$ 10,300 por tonelada.

Por el lado de los proyectos, ya desde fines del año pasado, el Ministerio de Energía y Minas (Minem) había anunciado que se alcanzó el destrabe de al menos ocho grandes iniciativas del ramo, como Ampliación Toromocho, Reposición Antamina, Reposición Inmaculada, Planta de Cobre Río Seco, entre otros.

Evolución del empleo

Sin embargo, el volumen de empleo directo generado por la minería, salvo ligeras variaciones positivas, en general es hoy inferior que hace dos años.

La cifra en el cuarto mes de este año resultó mayor en 3.5% respecto a igual periodo de 2023.

Sin embargo, con el resultado de abril, la cantidad promedio anual de trabajadores mineros en el 2024, resulta 1.36% inferior respecto al promedio anual del 2022 (232,000 empleos) y muy ligeramente por encima del 2023, mostrándose en general una evolución plana en los últimos tres años.

fuente: Minem
fuente: Minem

Se afectan también empleos indirectos

Sobre el tema, Miguel Cardozo, presidente y CEO de Alturas Minerals Corp., coincidió en que estos resultados de la evolución del empleo directo en minería muestran que su crecimiento tras la pandemia se ha estancado, y señaló que esto afecta también los empleos indirectos vinculados a esa actividad.

Explicó que, si bien el Minem no registra los empleos indirectos, existen estudios que se han realizado sobre el encadenamiento económico que crea la minería, según los cuales se generan entre 6 a 8 puestos de trabajo indirectos por cada empleo directo, es decir que dicha industria generaría 1.7 millones de empleos adicionales.

“Ahora, los empleos directos aumentan cuando las operaciones crecen, o ingresan minas nuevas, pero hoy no tenemos un ingreso de proyectos que se activo o ágil, estamos frenados”, anotó.

Perspectiva

En esa línea, su perspectiva de creación de nuevos empleos directos o indirectos tampoco es auspiciosa, pues señala que no se prevén nuevos (grandes) proyectos por los siguientes dos años, salvo iniciativas de menor envergadura.

“Hay algunos trabajos por ejemplo en Antamina, que sí genera empleo, pero no directo, sino de expansión de recursos, que no son labores permanentes”, citó como ejemplo.

Pese a todo, falta mano de obra calificada

A pesar del freno en la creación de más empleo en minería, existe una brecha en la demanda de técnicos especializados para ese sector, según observó José Cerrón Argandoña, director de la Zonal de Arequipa – Puno del Senati.

El especialista señaló que existe una demanda creciente de profesionales técnicos en dicha industria, al punto que la formación técnica actualmente no logra satisfacer esa exigencia, tanto en cantidad como especialidades.

Citó como ejemplo que, en Arequipa, se generan poco más de 32,000 empleos como mano de obra directa, pero cuando se considera toda la cadena de valor que genera la minería, esa cifra fácilmente puede multiplicarse por cuatro o cinco, debido a todos los servicios conexos que requieren las operaciones de dicha industria.

¿A cuánto llega la demanda insatisfecha?

Así, refirió que, a nivel de personal técnico, existe una demanda de entre 280 mil a 300 mil puestos de trabajo que se generan por año, pero, sin embargo, por lo menos hay un 30% de esa demanda que no se satisface, lo cual, remarcó, representa una gran oportunidad de empleo para los jóvenes en las regiones.

Cerrón Argandoña explicó que uno de los drivers de esa mayor demanda es el cambio continuo de tecnología, pues hoy se requiere operar camiones mineros con motores eléctricos, equipos autónomos, uso de energía limpias, inteligencia artificial y el uso de las telecomunicaciones 5G.

¿Cuáles son las especialidades más demandadas?

El experto indicó que las especialidades más demandadas incluyen mantenimiento de maquinaria pesada, mantenimiento de plantas industriales, mecatrónica industrial y automotriz, procesos tecnológicos de soldadura, ingeniería de ciberseguridad.

Asimismo, seguridad de la información, uso de energías limpias y automatización industrial, siendo también cruciales los técnicos en seguridad y control de pérdidas, y en tecnologías para el cuidado del medio ambiente.

“Si hablamos de la cadena logística de la minería, requieres administradores logísticos e industriales. Entonces, eso hace que tengas una gran necesidad de diversas especialidades”, puntualizó.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN



NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO


AUSPICIADORES













CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720