Mar. Ene 31st, 2023

El sur del Perú tiene una cartera de 21 proyectos mineros que valen, en total, US$ 26,170 millones (incluido Quellaveco, que está en pleno arranque de operaciones en estos días). También concentra a cuatro de las ocho regiones con mayor producción de cobre y de oro del país, y alberga algunas de las minas de esos metales más grandes del mundo. Buena parte de ello se conecta a través de una red vial conocida como “el corredor minero del sur”.

Los nuevos gobernadores de esa zona tienen la opción de convertirse en aliados o en enemigos de la actividad extractiva. Pueden promover el apoyo social a los nuevos desarrollos mineros o erigirse como enemigos políticos de ellos. De lo último, tenemos el recuerdo de Élmer Cáceres, en Arequipa, y su férrea oposición a Tía María; o de Gregorio Santos en Cajamarca, con Conga.

El secretario general de la Asociación Civil Transparencia, Iván Lanegra, explica que las competencias oficiales de los GORES están más relacionadas a la formalización de la minería artesanal, pero asegura que los gobernadores tienen un rol político clave: pueden convertirse en líderes frente a los proyectos.

“Es una cuestión no legal, sino política. Si la ciudadanía está muy molesta con el desempeño de la empresa, es probable que el gobernador regional, si quiere tener apoyo político, tenga una línea similar”, dice.

Las futuras autoridades, vale agregar, asumirán gobiernos que reciben dinero de la actividad minera. Entre el 2000 y 2020, las regiones del sur del país obtuvieron más de US$ 27,900 millones por canon y regalías. La región más beneficiada fue Arequipa, con más de US$ 8,390 millones, según el Centro para la Competitividad y el Desarrollo, y el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú.

Así, Gestión analiza el futuro político de cuatro regiones del corredor: Arequipa, Apurímac, Cusco y Moquegua.

Arequipa

Para el Gobierno Regional de Arequipa -que produjo 265 mil toneladas métricas finas de cobre de enero a julio y tiene una cartera de proyectos por US$ 5,813 millones- Rohel Sánchez, de Yo Arequipa, lidera las preferencias, según una encuesta de Datum Internacional. En su plan de gobierno, el exrector de la Universidad Nacional de San Agustín destaca el potencial minero de su región.

Plantea impulsar el Clúster Minero Arequipa con inversión privada y un programa de remediación de pasivos ambientales. Sin embargo, todo cambia en su discurso al hablar directamente. Y es que, en entrevista a La República, Sánchez afirmó que las empresas mineras no cumplen con sus obligaciones ambientales.

No cumplen ni con los estándares ni su responsabilidad. Acá en Cerro Verde, ¿cuál es su política de gestión ambiental?, regalar un arbolito”, aseguró. En el caso de Tía María (US$ 1,400 millones), dijo que el Valle del Tambo ya se pronunció optando por mejoras hídricas, y dijo sentirse más preocupado por la caída de la producción del camarón que por la minería.

Cusco

Cusco tiene a Werner Salcedo, de Somos Perú, a la cabeza de las preferencias, según la encuestadora Carranza (con licencia vigente del JNE). En su plan de gobierno, este destaca a la minería como la principal actividad de la región el cobre de Antapaccay y Constancia.

En entrevista con Gestión, Salcedo aseguró que no es “antiminero” y que está abierto a la inversión privada, pero con responsabilidad social y ambiental. De ganar, anunció la creación de una Autoridad Regional Ambiental para monitorear ello. Apunta a agilizar los trámites de proyectos, pero también a una mayor vigilancia ambiental y de la extracción de recursos.

“Reportan el transporte de cobre, pero no sabemos si también llevan otros minerales y tierras raras. Pedir información no es estar en contra de las mineras”, anotó.

También se mostró a favor de que su región obtenga mayores beneficios a partir de las sobreganancias mineras y de alguna inversión estatal en minería, a fin de gestionar mejor los conflictos. Además, consideró vital que se contrate a más mano de obra local.

En Radio Ausangate del Cusco ya había afirmado que serían “vigilantes” de la mediana y gran minería.

Apurímac

En Apurímac, que tiene una cartera de US$ 10,200 millones, Percy Godoy, del Frente Esperanza, lidera los sondeos locales. En su plan de gobierno, el candidato reconoce que la minería puede solucionar la pobreza en su región.

Sus propuestas enfatizan en el control de relaves, el requerimiento de auditorías ambientales anuales a las operaciones y el monitoreo ambiental. Además, concertar con las mineras para un desarrollo sostenible y tener más recursos. “Asignación de mayores porcentajes de canon y regalías mineras para Apurímac”, indica el documento.

Al respecto, el corresponsal de TV Perú en Apurímac y conductor en Radio Titanka, Paul Pilco, confirmó la prevalencia de Godoy, aunque mencionó que las preferencias podrían ajustarse tras los recientes debates. Sin embargo, opinó que ninguno de los favoritos es “antiminero”, sino que más bien son moderados.

“Prometen mejorar la relación con las comunidades, reducir la conflictividad social, replantear las mesas de diálogo para hacerlas más efectivas y promover que se dé valor agregado al mineral”, dijo.

Moquegua

Para el Gobierno Regional de Moquegua, 12 partidos políticos y movimientos regionales compiten. Gestión revisó sus planes de gobierno. En sus propuestas para la minería prevalece el enfoque hacia la formalización de la actividad artesanal.

Asimismo, plantean hacer socios del desarrollo regional a las grandes mineras y reorientar recursos de canon a agro, pesca y turismo; exigir cumplimiento de contratación de mano de obra local, pasantías y promover inversiones mineras responsables.

DATOS

  • Votos. Para ganar la elección regional, los candidatos necesitan no menos del 30% de votos válidos. De lo contrario, irán a una segunda vuelta con el segundo más votado.
  • Empleo. El 52% de la población de las regiones mineras del sur se beneficia directa o indirectamente con el desarrollo de proyectos mineros, según el Centro para la Competitividad y el Desarrollo.
  • Economía. La minería tiene una participación del 40% en la economía de las regiones mineras del sur, de acuerdo al CCD.
  • Canon minero. Es el 50% del Impuesto a la Renta que obtiene el Estado y que pagan las empresas mineras por el aprovechamiento de los recursos minerales, metálicos y no metálicos.
  • Universidades. Los gobiernos regionales reciben el 25% del canon minero. Del monto que reciben, deben transferir el 20% a universidades nacionales de su jurisdicción.

Josimar Cóndor – Gestión

Por admin


Déjanos tu opinión!