Mié. Jul 6th, 2022

La tensa situación en Rusia, ante el conflicto con Ucrania, ha causado que varias empresas con actividades dentro del territorio ruso, como la minera Glencore, se tomen un tiempo para revisar contratos y tomar la mejor decisión.

En ese sentido, Glencore ha comunicado que “no iniciará ningún nuevo negocio comercial con respecto a los productos básicos de origen ruso; a menos que lo indiquen las autoridades gubernamentales pertinentes”.

Esto, sienta la posición de la minera en cuanto a lo que viene sucediendo en la guerra que tiene en vilo al mundo; y que muestra su “condena a las acciones tomadas de parte del gobierno ruso contra el pueblo de Ucrania”.

No obstante, Glencore recalca que seguirá cumpliendo con sus contratos preexistentes y obligaciones legales que mantiene en ese país. Asimismo, señala que se encuentra a cumplir con todas las sanciones aplicables; “de acuerdo con nuestra política de sanciones y donde sea factible y seguro realizar estos contratos”, refiere la compañía en un comunicado.

Por ahora, la minera ha completado la revisión de sus participaciones accionarias en En+ y Rosneft. Actualmente, Glencore tiene una participación del 10.55 % en EN+ y una inversión del 0.57 % en Rosneft.

A raíz de ese análisis, Glencore concluye que no tiene “forma realista” de salir de estos contratos en el entorno actual; aunque aclara que no tiene representación en la junta ni en la gerencia de En+ o Rosneft.

Glencore, de origen suizo, había comprado aluminio y petróleo de uno de los productores de recursos naturales más importantes del mundo en Rusia.

Otra minera que ha actuado frente a las sanciones en Rusia es Kinross; que tras suspender sus operaciones en el país (el complejo en desarrollo Udinsk y la mina de oro subterránea Kupol), ahora busca la forma de deshacerse de esos activos.

Por admin


Déjanos tu opinión!