Jue. Jun 20th, 2024

Contratos de al menos seis lotes petroleros vencerán en los próximos 10 años

Además del reciente anuncio de Perupetro por sacar a licitación los tres lotes (I, VI y Z-69) asignados el 2023 temporalmente a Petroperú, tras la presión del sector privado por ponerlos en subasta, hay otro grupo de al menos seis lotes cuyos contratos vencerán en los siguientes diez años.

Entre los que vencerán dentro de la próxima década figuranlos lotes II, XIII, XV, Z-1, Z-6 y 67, y cuya fecha de vencimiento va desde el 2026 hasta el 2034. Gestión consultó a Perupetro sobre el futuro de esos yacimientos.

Esa agencia respondió que para definir una licitación o negociación directa se debe tener en consideración la producción de cada lote. En ese sentido, refirió que, para el caso del lote XV (cuyo contrato vence el 25 de mayo del 2028) realizará a una negociación directa, por el bajo volumen que produce (de 20 barriles por día).

Licitación para tres lotes

En cuanto a las otras áreas, en vista que tienen una producción mayor, de 442 barriles diarios el Lote II; de 1,266 barriles el Lote XIII; y de 800 barriles diarios el Lote Z-1, Perupetro indicó que amerita realizar un proceso de selección, a través de una licitacion, aunque no detalló cuándo se haría la convocatoria.

Vale indicar que, en el caso del Lote II, su contrato vence el 4 de enero del 2026; del Lote XIII vence el 3 de noviembre del 2026; y del Lote Z-1, el 28 de enero del 2032.

En cuanto al Lote 67, que se encuentra en fuerza mayor, la entidad indicó que aún no tiene una fecha de término definida.

En cuanto a las labores que realiza Perupetro para promover las inversiones en el sector, indicó que, como resultado de su labor de promoción continua y participación en evento y reuniones el último año, se está logrando atraer el interés de empresas de Estados Unidos, Asia, entre otras regiones. en áreas disponibles que esperan poder concretar el 2024.

Promoción de inversión en exploración

Aún cuando Perupetro ha anunciado la semana pasada la licitación de tres lotes (I, VI y Z-69) con inversión netamente privada (ya sin participación de Petroperú), lo que más preocupa es la total incertidumbre que se percibe en el Poder Ejecutivo para promover las inversiones en exploración que permitan reponer las reservas que consume cada día el país.

Hasta enero, según el último informe de Perupetro,la demanda (ventas) de combustible en el Perú alcanzó cerca de 280,000 barriles por día, pero la producción de petróleo con la cual refinar y obtener esos derivados, es mucho menor, y lo que es peor, continúa en caída.

En abril último, según esa misma agencia estatal, en el país se produjo 40,695 barriles en promedio diario (bpd) de petróleo, cifra menor en 4.41% versus igual mes del 2023, así como 78,581 barriles de líquidos de gas natural, menor en 1.90% frente al mismo periodo del año pasado.

En ambos casos, la producción de uno y otro insumo (para gasolinas con el petróleo, y para GLP con líquidos de gas natural) en el cuarto mes, fue la más baja registrada en lo que va del 2024.

Esto además nos aleja de las tendencias de recuperación prepandemia (hasta febrero del 2020 se llegó a producir 61,000 bpd).

Importaciones crecen cada vez más

A la par que cae la producción (a 40,695 barriles de crudo), se incrementa la demanda local (a 280,000 barriles de combustibles), crece la importación de derivados del petróleo, pero cada vez a mayor costo.

Según Pedro Segovia, especialista en hidrocarburos, las importaciones energéticas (mayormente combustibles y lubricantes) en el 2023 llegaron a US$11,058 millones, valor mayor en 72.7% versus los US$6,400 millones en importaciones del 2022, mientras el 2020 (en plena pandemia) habían sido de US$3,260 millones.

¿Las proyecciones de Perupetro?

En el 2018, en anteriores administraciones, Perupetro se había fijado como meta alcanzar una producción de hasta 100,000 barriles en promedio diario, basado en una mayor suscripción de contratos petroleros (hasta entonces en 41 contratos) hasta llegar a los 72 en el 2023.

Potencial existe, pues esa entidad señala que el Perú tiene 18 cuencas sedimentarias con posibilidad de contener hidrocarburos, pero de las cuales solo cinco han sido explotadas, y 13 están aún subexploradas o inexploradas.

Pero, pese a la previsión de hace siete años atrás, por el contrario, ahora el Perú tiene menos contratos: su número se redujo de 41 en el 2018, a solo 32 a enero del 2024, en medio de una incertidumbre sobre qué sucederá con los contratos que están por vencer.

Nula exploración

En el 2023 no se perforó ni un pozo exploratorio, en tanto las inversiones para buscar nuevos yacimientos han caído a su nivel más bajo (US$2.2 millones el año que pasó, contra US$321 en producción).

En la reciente subasta del lote X, por ejemplo, la citada agencia solo se aseguró de inversiones para producción, pero no hubo ninguna oferta del ganador de la buena pro para incrementar inversiones en exploración, salvo lo mínimo estipulado en las bases del concurso.

¿Por qué se dejó de invertir en los últimos años?

Según Felipe Cantuarias, presidente de la Sociedad Peruana de Hidrocarburos (SPH), si no se concretan más inversiones en exploración, las reservas petroleras con que cuenta el Perú se agotarán en los siguientes 17 años.

Cantuarias señaló que un estudio que encargó Perupetro a la consultora Arthur D. Little, determinó diversas razones para la falta de inversiones, entre ellas, la excesiva demora en la obtención de licencia para operación, pues aún para explorar se requiere contar con Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

Solo superar ese trámite, anotó, demora en el Perú cuatro años, cuando en otros países productores, indica que la obtención del permiso respectivo demora de cuatro a ocho meses.

Refirió que el modificar tal exigencia por instrumentos ambientales que se pueden obtener más rápidamente es competencia del Ministerio de Energía y Minas (Minem), pero pese a los pedidos del sector privado para que lo haga, ese sector se niega a hacerlo.

MEF no actualiza esquema de regalías

Otra propuesta de Arthur D. Little, añadió, era el actualizar la aplicación de regalías para la actividad petrolera, a niveles internacionales, de forma que su tasa varíe de acuerdo con la cotización del petróleo: más baja cuando el precio cae (a igual o debajo del costo de producción), y más alta cuando la cotización se eleva.

En cambio, en el Perú las regalías tienen tasas fijas, entre 25% al 50%, sea que el precio del crudo se dispare o caiga. Cantuarias indicó que desde hace cuatro años se presentó una propuesta al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) que modifique ese esquema, a fin de aplicar regalías más flexibles, pero sin respuesta hasta ahora de ese sector.

Otra razón para la falta de inversión, añadió Cantuarias, es la falta de predictibilidad para las inversiones, y que ahora se evidencia con la reciente creación de la reserva marina del Mar Tropical de Grau, que se sobrepone a lotes petroleros en el noroeste.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN



NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO


AUSPICIADORES













CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720