Mar. Abr 16th, 2024

Cobre y energía limpia: el dilema de la oferta y demanda ante la transición energética

La advertencia del multimillonario Robert Friedland resuena a través de la industria minera global: el cobre está a punto de experimentar un incremento de precios similar al de otras materias primas. El impulso hacia las energías y transportes limpios, combinado con una necesidad imperante de desarrollar cadenas de suministro nacionales, está preparando el escenario para una demanda explosiva. Sin embargo, la industria minera se enfrenta a desafíos significativos para expandirse y satisfacer esta demanda.

La búsqueda de yacimientos de cobre se está volviendo cada vez más costosa y compleja, mientras que la financiación para la exploración y explotación minera es cada vez más difícil de obtener. Esto, junto con la falta de conciencia sobre la crucial función de la minería en la transición de los combustibles fósiles, es, según Friedland, un presagio de una inevitable escasez de oferta.

“Nos dirigimos hacia un choque de trenes”, pronostica el fundador y copresidente ejecutivo de Ivanhoe Mines Ltd. Y este choque, advierte, puede resultar en un aumento del precio del cobre hasta diez veces su valor actual.

La Crisis del Cobre y la Revolución Energética

A pesar de que algunos analistas comparten la inquietud de Friedland, la opinión general es que los precios subirán de manera mucho más gradual en los próximos años. La recuperación desigual en China, el mayor consumidor de metales del mundo, y los esfuerzos de los bancos centrales para combatir la inflación han frenado la demanda. No obstante, Friedland sostiene que la demanda de cobre a largo plazo será impulsada por la descarbonización, la creciente demanda china, la emergencia de la India y la remilitarización tras la invasión rusa de Ucrania.

En el lado de la oferta, la producción del principal productor mundial, Chile, se ha estancado a medida que se deteriora la calidad del mineral. En consecuencia, la industria minera debe profundizar aún más en la explotación y hacer frente a un resurgimiento del nacionalismo de los recursos y normas ambientales y sociales cada vez más estrictas.

Friedland sostiene que los inversores aún no han comprendido la importancia del fervor mundial por los componentes básicos de la energía limpia. Señala que los bajísimos inventarios físicos de cobre coinciden con valoraciones relativas históricamente bajas de las empresas mineras, lo que indica una subestimación significativa del valor real de este recurso vital.

Mientras el mundo se precipita hacia una economía más verde, es crucial que la industria minera y los inversores comprendan y enfrenten el papel integral de la minería de cobre en esta transición. A medida que avanzamos, será esencial navegar en este choque inminente de oferta y demanda para garantizar un futuro más verde y sostenible para todos.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN



NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO


AUSPICIADORES











CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720