Mar. Ene 31st, 2023

The Copper Mark anunció que ampliará su evaluación y certificación de producción minera responsable, que por ahora cubre una quinta parte de la producción mundial de cobre. Así, lanzó un programa piloto hasta julio de 2023 para otorgar la categoría de marca de producción responsable al molibdeno, níquel y zinc.

El programa piloto resulta el resultado de una colaboración entre distintas instituciones, entre ellas Copper Mark; la Asociación Internacional del Molibdeno (IMOA); el Instituto del Níquel (NI); y la Asociación Internacional del Zinc (IZA). La finalidad está en promover la producción sostenible, responsable y buenas prácticas de abastecimiento.

Según informaron está planeado un lanzamiento completo para el próximo año. Asimismo, las cuatro organizaciones no están estableciendo ningún estándar nuevo. Ahora, la participación en el piloto resulta voluntaria y está abierta a cualquier sitio involucrado en la extracción, procesamiento, tratamiento, mezcla, reciclaje, manejo o la manipulación de productos que contengan minerales extraídos de molibdeno, níquel o zinc, metales, productos químicos, aleaciones u otros materiales.

Prácticas de producción responsable

La industria del cobre creó Copper Mark en marzo de 2020, que es un marco de garantía voluntario para promover prácticas de producción responsable y sostenible. Ahí están incluidas la gestión ambiental, problemas sociales, prácticas laborales y la gobernanza.

El número total de sitios participantes se situó en 42 a fines de agosto, según Copper Mark. De ellos, 30 sitios en Europa, América del Sur y del Norte, Australia, Corea y Japón han sido auditados y recibieron la Marca de Cobre; lo que representa aproximadamente el 20% de la producción mundial de cobre extraído.

Michèle Brülhart, directora ejecutiva de The Copper Mark, dice que Codelco, el mayor productor de cobre del mundo, se suscribió al proceso de aseguramiento de Copper Mark. La primera mina en consideración de la empresa estatal chilena es El Teniente; por tanto, es probable que otras se unan en 2023, lo que elevaría el porcentaje de producción cubierto a alrededor del 25%.

Prácticas para obtener la certificación de producción responsable

Las minas tienen dos años para completar el proceso y transformar las prácticas dentro del marco de Copper Mark antes de la auditoría. Cada tres años se lleva a cabo una evaluación independiente del sitio por parte de un tercero. Brülhart le dice a MINING.COM que, de manera realista, el Copper Mark eventualmente cubriría entre el 50% y el 60% de la producción mundial.

Si bien el organismo está comprometido con los gobiernos y los productores en lugares como China, existe poca presión sobre la industria nacional del país para que siga los estándares internacionales, como es el caso en otros sectores de la economía china.

Brülhart dice que Copper Mark también publicó un estándar de cadena de custodia para capturar y monitorear la cadena de valor completa, incluidos los procesadores de chatarra, y proporcionar a los usuarios finales, como fabricantes de automóviles eléctricos y equipos de energía renovable, un producto certificado extraído de manera responsable.

La organización también está en medio de revivir los estándares, lo cual se ha comprometido a hacer cada tres años. Si bien no existe un protocolo para el cumplimiento de los estándares como tal, la pérdida de la certificación conllevaría riesgos para la reputación, especialmente porque los participantes se enumeran públicamente.

Brülhart dice que las fundiciones y refinerías que han sido auditadas no están incluidas en esta cifra para eliminar la posibilidad de contar dos veces a medida que el metal pasa por la cadena de suministro.

Criterios para la certificación

Para recibir la certificación de producción responsable, cada mina debe cumplir con 32 criterios de sustentabilidad. Entre los temas figuran las emisiones de gases de efecto invernadero; la salud y la seguridad; la gestión de relaves; la biodiversidad; la integridad comercial; el abastecimiento responsable; la igualdad de género; y los derechos humanos.

Brülhart dice que, a diferencia de la industria del oro, la minería a pequeña escala informal y artesanal es mínima dentro de la minería del cobre. La naturaleza de alto volumen y baja ley de la minería del cobre la hace casi inviable, excepto en lugares como el Congo, donde el cobre se extrae junto con el cobalto. Representaría menos del 1% de la producción mundial de cobre.

Un informe de Wood Mackenzie publicado la semana pasada estima que se necesitan 9,7 millones de toneladas de nuevo suministro de cobre durante 10 años para cumplir los objetivos establecidos en el Acuerdo Climático de París.

Finalmente, el cobre se cotizaba por última vez a $ 3,43 la libra ($ 7,560 la tonelada), una caída de más del 20% en el precio en lo que va del año.

Por admin


Déjanos tu opinión!