Víctor Gobitz: Un nuevo reglamento de procedimientos mineros

en: Minería/Noticias

En su reciente mensaje a la nación, el presidente de la República, anunció que el gobierno viene preparando un Nuevo Reglamento de Procedimientos para darle una mayor predictibilidad al sector minero, que será fundamental para la reactivación económica de nuestro país.

Una medida que saludamos y esperamos pueda cristalizarse para impulsar las inversiones mineras. Ya que las barreras burocráticas nos restan competitividad y afectan nuestro crecimiento. Ello desde luego no implica dejar de cumplir los altos estándares. En este nuevo reglamento, la aplicación del silencio administrativo positivo debería ser la regla y no la excepción.

Necesitamos recuperar las inversiones en exploración, que han caído dramáticamente. En este punto es relevante resaltar la modificación del reglamento de protección ambiental, realizada recientemente por el gobierno, que dispone la aprobación automática de la Ficha Técnica Ambiental (FTA), para proyectos menores.

También sería importante utilizar el silencio administrativo positivo para impulsar proyectos de ampliación, que serían una forma para que nuestra economía crezca rápidamente. Si solo incrementamos 20% de nuestra producción con estos emprendimientos, generaríamos 500 mil toneladas más de mineral. Es decir, el equivalente a dos Quellaveco. Lo cual se traduciría en mayores divisas.

Las ampliaciones mineras tienen la ventaja de tomar menores riesgos técnicos porque sus operadores ya conocen la geología de sus respectivos yacimientos, su minería y su metalurgia. Pero, sobre todo, tienen un retorno más pronto de la inversión. Es algo que debemos considerar, en paralelo con el impulso de nuestra cartera de proyectos greenfield, sobre todo en esta coyuntura. 

De otro lado, esperamos que se retome el diálogo prontamente en la provincia de Espinar, en Cusco, donde se vive una situación tensa, que ha incluido hechos de violencia de parte de los pobladores de la zona, que exigen un bono de mil soles, a la Compañía Minera Antapaccay.

Es muy importante el papel del gobierno para restablecer las conversaciones con la población y llegar a un entendimiento, puesto que la dilatación de este conflicto no beneficia a ninguna de las partes, ni mucho menos al país que atraviesa una de sus crisis más difíciles. No es la primera vez que acontecen estos hechos en el Corredor Minero del Sur.

Pero más allá de este conflicto -el cual esperamos se solucione a la brevedad- consideramos que es el momento de tener una visión más global de estos sucesos a nivel país, que nos ayuden a realizar un mayor seguimiento de los mismos y evitar futuros desenlaces.

Sería importante avanzar en la implementación del “Sistema Nacional de Transformación de los Conflictos Sociales”, como recomienda el Informe de la Comisión para el Desarrollo Minero Sostenible, presentado a inicios de este año.

IIMP


Déjanos tu opinión!