Vie. Abr 23rd, 2021

Demasiado pronto. Esa es la opinión que muchos inversionistas aplican al reciente aumento generalizado de los precios de activos.

Porque no es solo el mercado de valores el que se ha recuperado. Los precios de las materias primas industriales también han aumentado considerablemente en el último mes.

El mineral de hierro aumentó de US$ 80 por tonelada a más de US$ 100. Los precios del cobre también subieron un 25%. Esto es notable. La economía global apenas está reabriendo. Parece un poco temprano para un auge de los productos básicos.

Es tentador ver parábolas aquí. Quizás el repunte de los metales es un patrón para la economía poscoronavirus, en el cual los cuellos de botella de oferta hacen subir los precios a medida que la actividad se reactiva.

Tal vez muestra cómo, sin pensar, el océano de liquidez creado por la Reserva Federal y el Banco Central Europeo ha sido descargado en mercados financieros de todo tipo. Para aquellos que piensan en el “demasiado pronto” es una señal de que el optimismo se está adelantando a la realidad. Quizás es así. Pero gran parte de la historia de los commodities parece involucrar a China.

El papel de China es curioso y obvio. Es curioso porque la economía china está destinada a depender más del gasto de consumidores y menos del auge de la construcción financiado por cantidades cada vez mayores de deuda. Es obvio porque, a pesar de este objetivo declarado, China sigue siendo el mayor comprador mundial de productos industriales. Casi todo el comercio marítimo de mineral de hierro va allí. Si los precios de los metales están subiendo, es probable que algo está sucediendo en China.

Y así es. Las acerías están trabajando a toda máquina. En la primera semana de junio, los altos hornos de acero en China estaban operando al 92% de su capacidad, muy por encima de las tasas de 80-85% consideradas normales. Gran parte del acero fabricado en China es para edificios y para infraestructura como puentes, ferrocarriles y líneas de metro.

Efectivamente, los indicadores de la actividad de construcción parecen sólidos. Las ventas de excavadoras han aumentado un quinto en lo que va del año, frente al año anterior. Una oleada de pedidos ya se había estado generando antes de que ocurriera la pandemia. Como consecuencia, los esfuerzos del gobierno para impulsar la economía han dado un impulso adicional a la construcción. Los observadores de China dicen que se han aprendido lecciones. Ha habido un mayor enfoque que en el pasado en la selección de proyectos que valgan la pena, dice Sean Darby, un analista con sede en Hong Kong para Jefferies, un banco de inversión.

La respuesta de la oferta ha sido liderada por Australia, el mayor exportador mundial de mineral de hierro. Rápidamente tomó medidas para contener el virus desde el principio. Al mismo tiempo, ha logrado mantener abiertas sus minas en la región de Pilbara, rica en minerales. Las exportaciones de mineral han aumentado este año.

Esto contrasta con Brasil, donde la propagación del virus ha paralizado la producción. Tales cuellos de botella son una de las razones de los precios más altos. Y hay un panorama más completo. La industria minera sufrió un brutal ajuste de cuentas en el 2014-16, después de un auge de una década impulsado por… (ajá) China. La inversión se vio reducida; se cerraron minas; se pagaron deudas.

El resultado es que la industria no tiene la sobrecapacidad crónica de muchos otros sectores sensibles a las variaciones cíclicas, como los bancos europeos o los fabricantes mundiales de automóviles.

También hay un elemento especulativo en el aumento de los precios de los metales. Comprar o vender futuros de cobre es una forma popular de expresar una opinión sobre la economía mundial. De hecho, el cobre puede tener que ver con creencias, dice Max Layton de Citigroup, un banco. Muchas de las apuestas que se realizan para el cobre son a través de algoritmos comerciales, que responden mecánicamente a señales financieras que han funcionado bien en el pasado.

El dólar, que ha caído un 6% frente a una canasta de monedas desde marzo, suele ser parte del sistema de señales. Un dólar más débil permite condiciones financieras más fáciles en los mercados emergentes. Cualquier cosa que ayude a las economías de mercados emergentes es generalmente buena para los precios de productos básicos. Entonces los algoritmos ‘compran’.

Lo complejo de los cambios de precios se vuelve autorreafirmante. Los precios más altos del mineral hacen que los productores de mayor costo vuelvan al mercado. Pero sus márgenes de ganancia se reducen a medida que su moneda local se aprecia, porque eso eleva el costo de la mano de obra en dólares, en los que se cotizan los productos básicos.

Para restaurar los márgenes, los precios deben subir. Además, los costos marginales aumentan cuando suben los precios del acero (utilizado para piezas mineras) y del petróleo (utilizado para energía y productos químicos). Estos costos más altos hacen subir aún más los precios, dice Layton.

Un patrón en los mercados es que muchas cosas suceden por repetición. La respuesta de China a una economía débil es construir; la respuesta de los inversores a la flexibilización de la Reserva Federal es comprar acciones; la respuesta de los algoritmos a un dólar más débil es comprar commodities.

Los precios más altos engendran precios más altos. Los escépticos, los que piensan en el “demasiado pronto”, notan que esto también funciona a la inversa. Exacto. Pero el impulso ahora está con los creyentes.

The Economist

Por admin


Déjanos tu opinión!