Subsidiaria de Graña y Montero se adjudica obras por casi US$250 millones en Chile

en: Construcción/Noticias

Los trabajos de obras civiles y montaje electromecánico del área de Molienda y Chancado de Pebbles de la Planta Concentradora para el proyecto Quebrada Blanca Fase 2 de Teck, en la región de Tarapacá, Chile, serán realizados por Vial y Vives – DSD, subsidiaria de Graña y Montero.

La compañía, según lo reveló en una en una carta enviada a la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV), ganó la adjudicación del contrato para tales obras.

“El proyecto incluye la construcción de una planta concentradora de 143,000 toneladas diarias e instalaciones relacionadas, las cuales están conectadas a un nuevo puerto y a una planta de desalinización mediante una tubería de agua desalinizada de 165 kilómetros de longitud”, informó  Luis Francisco Diaz Olivero, gerente general corporativo de Graña y Montero, en el referido documento.

La producción anual promedio de cobre durante los primos cinco años completos de operación se estima en 316,000 toneladas.

QB2 también incluirá el primer uso a gran escala de agua de mar desalinizada en la región de Tarapacá.

Graña y Montero señaló que la contraprestación aproximada por los trabajos antes señalados se encuentra en el rango de los US$250 millones, pagaderos a la verificación de distintos hitos habituales en este tipo de trabajos. “El plazo para la realización de los trabajos es de aproximadamente 28 meses contados a partir de la orden de proceder del contrato respectivo”, subrayó.


Déjanos tu opinión!