Sedapal registró más de 40,000 atoros de desagüe en Lima y Callao

en: Construcción/Noticias

Desde el 2018 hasta los primeros tres meses del año, Sedapal atendió 41, 412 atoros de desagüe en Lima y Callao ocasionados por el mal uso del alcantarillado y que, en algunos casos, provocaron aniegos.

De acuerdo con estadísticas de la empresa, existen un aumento en el número de atoros que preocupa. Solo de enero a marzo últimos se registraron 92 emergencias de este tipo al día (8,280 en total), mientras que en el 2018 fue de 91 diarios.

Los distritos que presentaron estos problemas con más frecuencia en el primer trimestre del año y en el 2018 fueron Comas, Callao, San Juan de Lurigancho, Breña, Surquillo y Villa El Salvador.

El jefe de equipo de operación y mantenimiento de redes de Sedapal, Gustavo Sedano, señaló que, al momento de hacer la limpieza de los desagües producto de un atoro, no solo encontraron basura sino cosas increíbles como camas, piedras, desmonte, balde de pintura, llantas, restos de animales, maniquíes y pañales desechables”, señaló.

“Muchas veces la población culpa a la empresa de los aniegos en la ciudad, pero no repara que los desperdicios arrojados desde los domicilios, comercios e industrias provocan los atoros”, refirió.

Agregó que en términos económicos las horas hombres que utiliza Sedapal para solucionar estas emergencias podrían servir para realizar actividades en beneficio de la población, entre ellas la instalación y mejoramiento del sistema de agua y alcantarillado.

Indicó que las atenciones de estas incidencias se desarrollan las 24 horas del día durante todo el año y, dependiendo de la magnitud, la empresa envía una cuadrilla de trabajadores con implementos simples o hidro jets.
Por estos motivos, Sedapal invoca a la ciudadanía a no utilizar los desagües como si fueran basureros.

Cabe anotar que la empresa proveedora del servicio administra 13, 165 kilómetros de redes primarias y secundarias en Lima y Callao.

Los atoros de ñas tuberías de desagüe son causados por el arrojo de desperdicios. Foto:  ANDINA/Difusión

Déjanos tu opinión!