Petrotal: los retos del nuevo productor de crudo del Perú

en: Minería/Noticias

La producción de petróleo vuelve a rozar los 60 mil barriles por día (bpd), tras varios años de acercarse peligrosamente al piso de los 40 mil barriles.

A ello han contribuido la reapertura del Oleoducto Norperuano (ONP) y los esfuerzos de varias empresas petroleras, como CNPC y, especialmente, Petrotal, que ha aportado un flujo adicional de 8.500 bpd de petróleo en apenas un año, contado desde el inicio de la etapa de desarrollo del lote 95 (Loreto) en noviembre del 2018.

La petrolera de capitales canadienses y europeos, pero manejada por peruanos, cree poder alcanzar un pico de 10 mil bpd al cierre del 2019.

Su principal reto estriba, sin embargo, en producir 20 mil bpd en el mediano plazo, para lo cual planea implementar la infraestructura necesaria el próximo año.

EL RETO DEL AGUA

Ronald Egúsquiza, CEO de la empresa petrolera, es cuidadoso en señalar que los trabajos de ampliación no garantizan que el lote producirá 20 mil bpd, pues eso dependerá de las pruebas técnicas que se vienen efectuando.

“Una cosa es lo que los pozos pueden dar y otra la capacidad de los equipos en superficie. Este año vamos a terminar con las instalaciones que soportarán 10 mil bpd, y el próximo seguiremos invirtiendo para aumentar la capacidad a 20 mil bpd”, indica.

Para ello, la petrolera planea invertir hasta US$100 millones en el 2020 (monto similar al del 2019).

Según Egúsquiza, el éxito del proyecto dependerá de cómo evolucione la producción de petróleo, pero también la producción de agua, un problema que ocasiona bastantes dificultades, pues el líquido elemento debe ser reinyectado bajo la superficie por consideraciones técnicas y medioambientales.

Petrotal transporta la producción de petróleo del lote 95 mediante barcazas hacia el oleoducto norperuano (Foto: Petrotal).

Petrotal transporta la producción de petróleo del lote 95 mediante barcazas hacia el oleoducto norperuano (Foto: Petrotal).

Hasta la fecha, Petrotal ha perforado cinco pozos que producen 60% de agua y 40% de petróleo pesado (18,5 API).

Especialistas en hidrocarburos comentaron a Día1 que la producción de agua del lote 95 es excesiva para pozos en etapa temprana de explotación, por lo que esperarían que la producción decline durante el 2020.

Egúsquiza considera, sin embargo, que se trata de un escenario manejable, pues el proyecto se encuentra produciendo, pero en ‘periodo de prueba’, lo cual significa que se están sopesando todas las variables antes de pasar a la etapa de producción.

INTEGRIDAD DEL OLEODUCTO

Igualmente desafiante es la recurrente inoperatividad del oleoducto, debido a atentados y otras contingencias.

Hoy, Petrotal envía toda su producción a la Estación 1 del ONP por medio de barcazas. Allí, un pequeño volumen (1.200 a 1.500 bpd) es destinado a la refinería de Iquitos, pero la mayor parte (7.000 bpd) es conducida por el oleoducto hacia la costa para ser vendida a la refinería La Pampilla o al exterior.

Por esta razón, la integridad del ONP es vital para la petrolera.

“Nuestros inversionistas necesitan tener la seguridad de que el oleoducto tendrá una buena performance. Cualquier noticia de paralización dificulta traer nuevas inversiones”, explica Egúsquiza.

Petrotal necesitará inversiones fuertes en infraestructura de transporte y logística si aspira a producir más petróleo.

EC


Déjanos tu opinión!