Operatividad de transporte de carga en riesgo por alto contagio en sus conductores

en: Construcción/Noticias

Debido a las restricciones establecidas en el país para contener el avance del COVID-19, a la fecha el transporte de carga pesada opera con una capacidad de entre 30% y 35%, trasladando principalmente alimentos. Sin embargo, la continuidad de esta actividad ahora está en vilo puesto que gran número de conductores de este tipo de vehículos fueron contagiados por coronavirus.

En diálogo con Gestión.pe, el presidente de la Unión Nacional de Transportistas (UNT), Javier Marchese, explicó que el contagio se produjo durante la cuarentena -la cual inició el 16 de marzo- puesto que el transporte de carga tenía permiso para continuar operando.

“Nosotros hemos pasado casi dos meses contagiándonos en los peajes porque ahí nos dan las monedas, los billetes, recibos y hay un tráfico permanente de las personas del peaje. Los del peaje actuaban con guantes y nosotros no”, explicó.

Detalló que si una persona con COVID-19 puede contagiar entre 8 a 10 personas, la capacidad de contagio de los conductores de carga es 10 veces más.

“Si el hombre está contagiado, va a ir contagiando a una velocidad asombrosa, y lo peor es que contagia en una región y luego en otra región”, añadió.

En ese contexto, indicó que si bien hasta el momento el transporte de carga trabajaba solo para el movimiento de alimentos y combustibles, la operatividad completa de actividades está asociado a la recuperación de los conductores contagiados.

Ausencia por 15 días

Según dijo, si un conductor tiene síntomas de coronavirus, debe hacerse una prueba rápida para descartar el virus. En caso el resultado fuera positivo, no podrá ingresar a su centro de trabajo y deberá estar aislado durante 15 días.

En el día 16, se deberá realizar nuevamente una prueba para confirmar su recuperación y así contar con un certificado negativo de COVID-19 y retornar al trabajo. En ese sentido, señaló que durante ese periodo no se contará con conductores.

“Nos vamos a seguir quedando sin conductores por lo menos 15 días hasta que esa gente se recupere. Entonces vamos a necesitar conductores, porque los que se han retirado o han fallecido no hay forma de sustituirlos, y eso va a generar una presión en los sueldos y en la forma de pago a este personal. No vamos a tener la misma capacidad de respuesta. Por ejemplo, me pueden pedir que me envíen 50 carros, pero solo voy a tener 40 conductores”, dijo.

Ante ello, el dirigente alertó que al no contar con conductores el costo del flete en el transporte de carga se podría elevar hasta en un 15%.

Propuesta al MTC y Minsa

Marchese indicó que ante la ausencia de los conductores de transporte de carga, se ha solicitado al Ministerio de Transporte (MTC) y al Ministerio de Salud (Minsa) la programación de pruebas rápidas de COVID-19 para los conductores de estos vehículos, tal y como se les aplicó a fines del mes de mayo a los transportistas de carga pesada que a diario ingresan al Callao.

Detalló que en la víspera se enviaron cartas a ambas carteras solicitando dichas pruebas y explicando la situación por la que atraviesa.

En total, se solicitan 3,500 pruebas rápidas las cuales serán aplicadas a los conductores de 4 ciudades del país: Trujillo (1,000 pruebas), Arequipa (1,000), La Oroya (1,000) y Cusco (500).

Según dijo, en estas ciudades se tienen el mayor movimiento de carga, y por ende, transitan un mayor número de conductores. Detalló que por Trujillo (región Lambayeque) pasa todo el tráfico -de ida y de regreso- de Tarapoto, Moyobamba, Jaen, Bagua; en tanto por Arequipa transita la carga desde Bolivia, Puno, Cusco y la propia Arequipa.

En el caso de Cusco, indica que existe un flujo importante por la carretera interoceánica que une a Brasil, y en el caso de La Oroya (Huancayo), se debe a que por sus carreteras pasa todo el tráfico de la carretera central.

De tener una respuesta a favor, indicó que las actividades del transporte de carga iniciarían en el mes de julio o en todo caso aplazarse a mediados de ese mes, puesto que todo depende de la segunda prueba, en donde se confirma totalmente que el conductor se recuperó del COVID-19.

Gestión


Déjanos tu opinión!