Jue. Dic 8th, 2022

Perú se topó, durante el pasado mes de noviembre, con un importante yacimiento de litio. En concreto, se ubica en Macusani, Puno, y muy cerca de la frontera con Bolivia. Este material, con una demanda a nivel mundial impresionante debido a su papel fundamental en la creación de baterías para dispositivos móviles y vehículos eléctricos, está jugando un papel clave en la economía del país y de toda América Latina. Y todavía puede ser mayor.

Los problemas de la extracción del litio

Sin embargo, no está siendo fácil extraer el litio para los mineros peruanos. Esto se debe, fundamentalmente, a que este mineral está presente en este yacimiento asociado con uranio.

El uranio es un mineral radiactivo de características diametralmente opuestas al litio. Y es que, al contrario que este último, que resulta tremendamente ligero, es muy pesado. De hecho, ocupan polos opuestos dentro de la tabla periódica.

La radiactividad del uranio se traduce en el cumplimiento de una legislación muy específica a la hora de extraer el litio. Esto supone, en palabras del exviceministro de Minas del país Rómulo Mucho un problema. “Queda mucho camino por recorrer ya que el país carece de la ingeniería de detalle que precisa”.

El sexto yacimiento de litio a nivel mundial requiere mineros cualificados

Se calcula que, aproximadamente, dentro de este yacimiento hay 4,7 millones de toneladas de litio. Una cantidad que lo ubica como el sexto mayor de todo el mundo y, presumiblemente, como un lugar clave para las empresas de baterías de litio, lo que permitirá una rápida evolución del coche eléctrico durante los próximos años.

Pero Perú parece no contar aún con el personal ingeniero y minero suficiente como para realizar la extracción del litio y separarlo del uranio al que está asociado. Por ello, cada vez parece más necesario el envío de profesionales a países como Corea, Japón, Alemania o China con el propósito de obtener la capacitación que necesitan para realizar este trabajo.

Además, el Ministro de Energía y Minas afirmó que el país ya trabaja en la instalación de laboratorios con el propósito de permitir realizar la refinación del carbonato de litio, estado natural en el que se encuentra el mineral, para convertirlo en el litio que todos llevamos en nuestros bolsillos dentro de las baterías de los dispositivos móviles.

A pesar de todo lo dicho, el litio presente en ese yacimiento peruano está considerado como de fácil extracción. Esto se debe a que, en Perú, el carbonato de litio se encuentra solidificado y en roca, mientras que en la mayoría de yacimientos a nivel mundial se encuentra en salares. Los casos más conocidos son los de Argentina, Chile y Bolivia. En estos últimos casos, son necesarias grandes cantidades de salmuera para extraerlo.

Se estima que, de aquí a 2025, la demanda de litio a nivel mundial crecerá un 965 %. Esto es lo reflejado por el Banco Mundial en un reciente estudio. Sin duda, si Perú termina por conseguir los recursos mineros y de ingeniería que necesita, es evidente que está ante un futuro realmente interesante y optimista

Por admin


Déjanos tu opinión!