Nueva estrategia para erradicar minería ilegal en Madre de Dios

en: Minería/Noticias
El rápido avance de la minería ilegal en la Reserva Nacional de Tambopata ha generado que el gobierno establezca vigilancia permanente en esta zona de Madre de Dios.
 
En pocos meses, esta actividad ha destruido 130 hectáreas de bosque, tal como lo revelaron las imágenes satelitales difundidas por El Comercio el jueves pasado. Las propias autoridades reconocen que las acciones esporádicas de interdicción no han funcionado para detener este ilícito.
 
A partir del último viernes, un grupo de cuarenta efectivos de la Marina de Guerra se ha establecido en el puesto de vigilancia y control Azul, del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp), a la altura del kilómetro 94 de la carretera Interoceánica. Desde este punto, los agentes intensificarán las acciones contra la minería ilegal en río y cuerpos de agua al interior de la reserva y en su zona de amortiguamiento.
 
Las autoridades esperan que la presencia fija de la Marina sea disuasiva para quienes se dedican a la minería ilegal y se logren mejores resultados, debido a que ahora las operaciones de interdicción serán más frecuentes, de acuerdo con el jefe del Sernanp, Pedro Gamboa. “Estamos convencidos de que en el próximo mes tendremos mejores resultados con el apoyo de los guardaparques y del Ministerio Público”, sostuvo Gamboa. Añadió que esto evitará que los ilegales se reagrupen rápidamente tras las intervenciones.
 
Gamboa explicó que el rango de vigilancia alcanza 20 kilómetros a lo largo del río Malinowski (límite natural entre la reserva y la zona de amortiguamiento), debido a que el puesto de vigilancia Otorongo –a la altura del kilómetro 114 de la carretera Interoceánica– también servirá como uno de paso para los agentes. Añadió que esperan que en poco tiempo Otorongo sea también un puesto de control militar.
 
Zona bajo vigilancia
 
Un primer grupo de 15 agentes de las fuerzas especiales partió a las 5 de la mañana del último viernes desde Puerto Maldonado hacia la reserva de Tambopata. Acompañados por las autoridades y un grupo de periodistas, se internaron desde la vía Interoceánica a 17 km a pie hasta el puesto Azul.
 
Henry Torres, de 47 años y guardaparques hace diez en Tambopata, ha sido víctima de ataques y amenazas de los mineros ilegales. “Ahora nos sentimos fortalecidos en nuestro trabajo y mantenemos nuestro compromiso de cuidar el bosque”, dijo.
 
Víctor Hugo Macedo, jefe de la Reserva Nacional de Tambopata, calculó que en los últimos meses el número de ilegales en la reserva aumentó a 5.000 personas. Además, se ha incrementado la cantidad de balsas, equipos, insumos químicos y campamentos.
 
“Hasta han logrado cambiar el cauce del río Malinowski, para aislarlo del puesto de vigilancia, y hacer más difíciles nuestras labores. Era momento de hacer un cambio”, manifestó.
 
En conversación con El Comercio, el ministro del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal, confirmó que se coordina establecer una base militar en el sector de La Pampa, en la zona de amortiguamiento de la reserva. En los últimos cinco años, la minería ilegal de oro ha deforestado 9.000 hectáreas en La Pampa.

Déjanos tu opinión!