Jue. Ago 5th, 2021

Desde este 28 de julio, Pedro Castillo será el nuevo presidente del Perú, y lo será por los próximos cinco años. Ante ello, es importante conocer los planes y objetivos que tiene para el sector minero, uno de los principales impulsores del PBI nacional.

Por supuesto, desde nuestra posición, nos toca analizar lo que plantea para el este rubro el profesor de 51 años, natural del distrito de Tacabamba, provincia de Chota, en la región Cajamarca.

El Plan Bicentenario del electo presidente Pedro Castillo

Para empezar, se debe señalar que el electo presidente, a mediados de mayo, y culminada la primera vuelta electoral, lanzó un plan de gobierno denominado Plan Bicentenario. En este documento, expresa lo siguiente sobre la industria minera en el país:

“Necesitamos aumentar sustancialmente la inversión en educación y salud, para ello debemos nacionalizar nuestras riquezas, es decir, hacer que éstas sirvan a los peruanos, con nuevas reglas de impuestos y regalías que resultan hoy muy necesarios y pertinentes”.

En ese sentido, el plan de Pedro Castillo resalta “el caso del cobre, cuyo precio ha alcanzado niveles altísimos nunca antes vistos (US$.4.70 la libra). Los costos de producción del cobre son de los más bajos del mundo. Las trasnacionales mineras están obteniendo sobreganancias, las que no se relacionan con nuevas inversiones o tecnología; sino solo con los vaivenes del mercado internacional. Anotemos que ya la Cámara de Diputados de Chile ha aprobado una nueva regalía cuya tasa llega a 75% si supera los US$4,0/lb, como hoy sucede”.

Entonces, en base a ello, el próximo presidente del Perú, Pedro Castillo, propone:

  • Nuevo impuesto a las sobreganancias, producto de un Diálogo Nacional Descentralizado.
  • Eliminación de exoneraciones de tributarias que fueron dadas por un periodo de promoción y que ya no son necesarias para las empresas.
  • Eliminación de exoneraciones tributarias a empresas que usen paraísos fiscales para evadir impuestos, desarrollando política activa contra la elusión fiscal y lavado de activos.
  • Regalías en función a las ventas, como lo hacen países vecinos como Chile y Colombia.
  • Renegociación de contratos de estabilidad tributaria con las grandes empresas.

Cabe precisar que estas medidas del Plan Bicentenario son prioridad para el nuevo presidente Pedro Castillo; ya que este plan contempla “medidas urgentes para los primeros 100 días del gobierno del pueblo“, como reza el documento.

Renegociación de contratos

Y, justamente, el último punto de las medidas, el que habla de la renegociación de contratos, es el que ha causado mayor revuelo. ¿Cómo se hará?, ¿qué elementos tomará en cuenta?, ¿qué pasa si no se llega a un acuerdo?, son solo algunas de las preguntas que requieren respuesta.

Por lo pronto, Pedro Castillo, aún en su etapa de candidato de la segunda vuelta, expresó que “creemos que es importante dentro de las cosas que vamos a revisar, agotando todo tipo de diálogo primero. Si no están de acuerdo (las empresas mineras), el pueblo es quien tiene que asumirla en el marco de la Asamblea Constituyente. Estos recursos que se están llevando, que están saliendo, se han ido de la Nación, las tendremos que nacionalizar si el pueblo lo requiere”.

Entonces, ante ese panorama, tendremos que ver cómo se desarrollan esas negociaciones entre el Estado y las mineras. De todos modos, se debe tener en cuenta que, las empresas mineras mantienen acuerdos con el país que deben respetarse, según el marco legal actual.

Acuerdos de estabilidad fiscal con mineras

Por ejemplo, el caso de la compañía china MMG, que maneja el proyecto cuprífero Las Bambas, tiene un contrato con el Estado que data desde 2011. En él, se le garantiza a la compañía que no habrá cambios en los impuestos sobre sus operaciones hasta finalizar el 2030.

De igual modo, la canadiense Hudbay Minerals mantiene un contrato de estabilidad fiscal con el Perú, hasta 2031. Lo mismo ocurre con Anglo American, cuyo acuerdo protege a la mina de cobre Quellaveco hasta el año 2037, y seguramente pasa igual con otras grandes mineras asentadas en el país.

Por eso, urge saber qué pasará con esos acuerdos en caso el presidente electo mantenga su posición de renegociarlos.

Sobre todo, sabiendo que, Pedro Castillo ha dicho que, de no aceptar, las empresas “se pueden retirar llevándose todo y vendrán otros. Y, si no, el Estado asumirá de manera eficiente porque el Estado ha sido ineficiente debido a la corrupción. Nosotros queremos nacionalizar, poner nuestros recursos energéticos al servicio de la población”.

Vocero Pedro Francke

Finalmente, vale mencionar lo dicho por Pedro Francke, asesor económico del Plan Bicentenario de Perú Libre, quien manifestó que no planean “renegociar con una pistola bajo la mesa”, siendo que todavía evalúan la forma. Mencionó que el alza de impuestos será de forma gradual y con relación al precio y al nivel de las ganancias de las mineras. “Con el precio del cobre actual, está claro que hay unas ganancias amplias”, dijo.

Refirió que una posibilidad es hacerlo «a través de las regalías, acaso variando la tasa o la forma de cálculo, quizá a través de un impuesto adicional o con una modificación de la tasa del impuesto a la renta», reveló Francke.

Con todo, Pedro Francke dijo que en Perú Libre son «conscientes de que las empresas mineras tienen que seguir ganando» porque «las inversiones privadas funcionan porque tienen rentabilidad».

Con todo ello, y ante la avalancha de información e interrogantes que seguramente saldrá en los días posteriores, vale la pena advertir de la necesidad de llegar a consensos en pro de un futuro prospero peruano.

Camiper

Por admin


Déjanos tu opinión!