Vie. Sep 24th, 2021

El conglomerado brasileño Votorantim está al acecho de activos de cobre debido al aumento que observará la demanda del metal utilizado en cables en la transición a la energía limpia.

La unidad del grupo Nexa Resources SA, el cuarto productor de zinc más grande del mundo, quiere aumentar la exposición al cobre y está evaluando expansiones de sus minas existentes, así como posibles nuevos proyectos y adquisiciones, dijo el director de Finanzas, Rodrigo Menck.

“Tenemos un interés primordial en el cobre, uno de los metales más buscados por los inversionistas a raíz de la electrificación”, señaló en una entrevista.

La empresa con sede en São Paulo que cotiza en Nueva York apunta a activos más pequeños que podrían ajustarse a su capacidad financiera y agregar valor. Con minas y fundiciones en Brasil y Perú, está apuntando a proyectos en América y África en una apuesta a que el impulso hacia la energía renovable y los vehículos eléctricos impulsará la demanda de uno de los metales más conductores.

Nexa está explorando en Namibia, con un horizonte de cinco años, y acaba de abrir una subsidiaria en Ecuador, a la que Menck denomina “la nueva frontera de exploración minera”.

Los confinamientos pandémicos interrumpieron las minas de Nexa en Perú el año pasado, mientras que la reducción de la demanda desaceleró su fundición Juiz de Fora en Brasil. Un año después, los volúmenes de producción se están recuperando, aunque el COVID-19 sigue siendo una preocupación, dijo.

Los costos e impactos relacionados con el coronavirus han elevado el presupuesto de gastos de capital de la compañía para el 2021 en aproximadamente un 13% a US$ 510 millones, principalmente en el proyecto Aripuana en Brasil. El primer proyecto construido desde cero de Nexa está en camino a comenzar a producir a principios del próximo año a una tasa anual de 120,000 toneladas de zinc equivalente.

Apalancamiento de gasto

Además del alto nivel de incertidumbre a corto plazo, Nexa tiene una visión positiva a largo plazo tanto para el zinc como para el cobre en medio de una recuperación económica posterior a la pandemia, el impacto limitado de los esfuerzos de China para enfriar los precios y la falta de nueva oferta significativa en el mercado.

En la segunda mitad de este año, Menck espera que el zinc promedie entre US$ 2,700 y US$ 3,000 la tonelada y el cobre entre US$ 8,500 y US$ 9,700 la tonelada. Los metales se cotizan a alrededor de US$ 3,000 y US$ 9,700 actualmente.

El aumento de los precios y la mayor producción el trimestre pasado ayudaron a Nexa a reducir su índice de deuda a 1.19 veces las ganancias antes de partidas, creando espacio para nuevas inversiones.

La cartera de proyectos potenciales de Nexa incluye la mina de cobre a cielo abierto Magistral en Perú y un desarrollo subterráneo para extender la vida útil de la mina Morro Agudo en Minas Gerais, Brasil.

Bloomberg

Por admin


Déjanos tu opinión!