Vie. Abr 23rd, 2021

Las zonas altoandinas de la provincia de Carabaya, al norte de Puno, albergan alrededor de 4,7 millones de toneladas de carbonato de litio de alta pureza y 124 millones de libras de uranio, materia prima para centrales nucleares.

Estas reservas aún no están en explotación, pero la concesión la tiene la empresa Plateau Energy que vendió sus derechos a la canadiense Lithium Americas (American Lithium). El cambio de propietario ha despertado el celo de algunas organizaciones sociales de Puno. Plantean que el Estado debe tener participación en la explotación de este recurso.

Dante Perea es un ingeniero petroquímico que considera la transacción entre empresas canadienses absolutamente legal y no debería levantar mayor preocupación. Además se trata del mismo conglomerado empresarial. La operación se hizo a través de bolsa de valores y la empresa matriz absorbió los derechos de concesión de la pequeña.

Perea cree que si bien el litio es un recurso demandado para la fabricación de baterías, no es el recurso absoluto del futuro, porque ya existen celdas de grafeno que le hacen la competencia.

Una visión distinta tiene el ingeniero químico Jesús Antonio Gamero Márquez. Él sostiene que el litio es el mineral del futuro y que el Estado debe intervenir para alentar la industrialización del país. No explotarla como materia prima. “El Estado puede intervenir como socio y reservarse un porcentaje para venderlo a precios competitivos en el mercado local. Eso atraería inversionistas corporativos (como Samsung) que desarrollen esa tecnología, pero en el Perú”, anotó.

Claves

Pedido. El consejo regional de Puno sesionará en dos semanas y plantearía que el Estado declare de interés nacional al litio.

Chile. El consejero Jorge Zúñiga dijo que se debería de aprender de Chile con participación en la explotación de este recurso. El Frente de Organizaciones Populares (FOP) se pronunciará en este mismo sentido.

La República

Por admin


Déjanos tu opinión!