Lun. Nov 30th, 2020

La firma china Andes Natural Resources Group Limited adquirió la pequeña mina de cobre Cobriza por US$ 20.1 millones en el marco de un proceso de liquidación del complejo minero La Oroya de Doe Run Perú, dijo el jueves la empresa local.

La operación, realizada a través de una venta directa del socavón a cargo de la empresa liquidadora Altasierra Asesores, fue transmitida por Facebook y el monto de compra superó levemente el precio base de US$ 19.6 millones por la mina ubicada en Huancavelica.

“Vamos mejorar la mina Cobriza con miras a desarrollar su exportación para enero o febrero”, dijo a periodistas Chio Meng Leung, representante de Andes Natural Resources Group Limited, basada en Hong Kong. “Queremos exportar más o menos unas 10,000 toneladas mensuales de concentrados” a China, afirmó.

Actualmente Cobriza, que procesa en promedio 4,200 toneladas de mineral día, se encuentra paralizada desde fines del año pasado tras un accidente de trabajo en sus instalaciones. En el 2019 la mina produjo 7,626 toneladas de cobre, menor a los 11,734 toneladas el año previo, según datos del Gobierno.Luis Sierralta, representante del liquidador concursal de Doe Run, y Chio Meng Leung, representante de Andes Natural Resources, sellan la venta de Cobriza con un apretón de manos (Foto: Doe Run)Luis Sierralta, representante del liquidador concursal de Doe Run, y Chio Meng Leung, representante de Andes Natural Resources, sellan la venta de Cobriza con un apretón de manos (Foto: Doe Run)

“Esperamos reiniciar las operaciones con el nuevo operador”, dijo por su parte Elvis Yupanqui, secretario general de sindicato de Cobriza, que tiene unos 630 trabajadores. “Ha sido una larga espera y hemos llegamos a este reto mayor”, acotó.

La venta de la mina se produce tras varios intentos de vender los activos del complejo metalúrgico La Oroya, una fundición de cobre, zinc y plomo de casi un siglo de antigüedad que fue cerrada en el 2009 cuando Doe Run Perú se quedó sin dinero para operar y completar su modernización.

Reactivar el complejo fue en los últimos años uno de los retos de los trabajadores y los acreedores debido a que su operación convirtió por años a la ciudad de La Oroya en una de las más contaminadas del mundo, aunque era el único sustento económico de la zona, según estudios oficiales.

Reuters

Por admin


Déjanos tu opinión!