Sáb. Sep 25th, 2021

La política de impago de dividendos es otra medida para reducir la tasa de endeudamiento. Proyecto San Gabriel obtuvo un permiso de represa de agua, pero debe extender su Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

Para Compañía de Minas Buenaventura, la reducción de la deuda es una de las metas de corto plazo. Y para ello se evalúan distintas opciones como la venta de un activo.

Así lo confirmaron ejecutivos de la empresa, tras señalar que la medida también ayudaría a liberar caja para el desarrollo de San Gabriel.

Este proyecto aurífero en Moquegua demandará entre US$ 370 millones y US$ 430 millones de inversión inicial.

Consultados sobre la posibilidad de vender acciones en Cerro Verde y Yanacocha, reconocieron que están analizando todas las alternativas que tendrían el menor impacto en el flujo de caja futuro.

En ese momento, el director general de Buenaventura, Leandro García, reveló que el foco estaba en algunos activos no esenciales como una central eléctrica para pagar una deuda tributaria con Sunat (Gestión 02.03.2021). Hace dos semanas, la minera emitió bonos por US$ 550 millones, precisamente para cancelar esa deuda.

Aun así, la compañía ahora afirmó no tener planes a corto plazo para pagar dividendos, ya que mantiene el enfoque en reducir las tasas de deuda para cumplir con sus compromisos.

San Gabriel

En la presentación de resultados del segundo trimestre, Buenaventura informó sobre el avance de su proyecto aurífero San Gabriel.

Así, anunció la obtención del permiso de construcción de la presa de agua, y que están trabajando con las autoridades para extender la vigencia del EIA, que vence en el primer trimestre de 2022.

Por su parte, el Ministerio de Energía y Minas (Minem) avanzó con el proceso de “Consulta previa” hacia la etapa de diálogo.

La empresa recordó que el proyecto también incluye una planta de procesamiento que operará a un ritmo de 3,000 toneladas diarias. Mientras tanto, su producción anual estimada oscilará entre 120,000 y 150,000 onzas de oro.

Otros proyectos

En una revisión de otras iniciativas, Buenaventura detalló que en el proyecto Trapiche (Apurímac) se están completando las pruebas de prefactibilidad para la lixiviación de cloruros, mientras que el estudio de compensación se completará en septiembre.

Por su parte, el proyecto de lixiviación de concentrados de cobre y arsénico de Río Seco (Lima) tiene actividades comprobadas para mejorar el valor de los resultados y se confirmó con las autoridades la viabilidad del agua y la energía del proyecto.

En el caso de Tantahuatay Sulfuros (Cajamarca), se mencionó que su viabilidad fue aprobada por el directorio de Minera Coimolache y que las perforaciones comenzarán en el tercer trimestre de 2021.

IIMP

Por admin


Déjanos tu opinión!