Mié. Sep 28th, 2022
Rafael Agustín Guillén
Conferencista internacional experto en urbanismo, Smart City e industria 4.0.
Email: dipromin@dits.miraplas.es

Ya dijimos en el artículo anterior que: “La MINERIA del futuro estará formada por estructuras inteligentes, objetos conectados, elementos robóticos, pero las personas siguen siendo el corazón del proceso, disponer de un capital humano para desenvolverse en este entorno es fundamental para que la Gestión del Cambio sea un éxito” y señalamos que “ Las tecnologías están en la raíz del éxito MINERO y han demostrado ser un factor clave para su supervivencia”.

Desde los tiempos más antiguos la humanidad ha intentado capturar y comprender el mundo en el que vive…, tiempo, distancia, posición, volumen, peso, temperatura y un sinfín de tipos de mediciones se recopilan y representan desde tiempos inmemorables. Capturar datos era una tarea manual con ayuda de escasos instrumentos, hoy son dispositivos autónomos y máquinas inteligentes las que realizan esta labor por nosotros. La sensorica y el etiquetado de objetos, ya venían facilitando la tarea de automatizar la recogida de datos, pero es con el Internet de las Cosas, cuando podemos hablar de inteligencia ambiental, aprovechando la extensión de internet al mundo físico. El abaratamiento de la electrónica y de las comunicaciones hace posible que objetos y personas adquieran una nueva dimensión digital, embebiendo en ellos sensores que pueden percibir el contexto y comunicarse entre si y con otros sistemas de información.

Esta evolución tecnológica ha posibilitado la captura masiva de datos a tal velocidad y con tanta precisión que fenómenos antes inadvertidos, ahora pueden ser analizados incidiendo en la optimización de los procesos mineros. Multitud de dispositivos equipados con sensores operan ya en las plantas de producción de las empresas, ciudades y vehículos y se insertan hasta en nuestra ropa y accesorios, detectando el estado y variación de todo tipo de variables. Las propias tecnologías que permiten el consumo de datos móviles, tablets o tecnologías vestibles, llevan incorporados sistemas como acelerómetros o gps que en sí mismos registran información y pueden convertirse en un nodo más de esa red compuesta por múltiples fuentes que generan datos de forma masiva, datos que pueden ser procesados con la ayuda de sistemas de computación interconectados que permiten aflorar el conocimiento implícito del entorno, extrayendo patrones de comportamiento e información relevante, para la toma de decisiones.

Monitorizar los procesos de producción, dar trazabilidad a los productos a lo largo de todo su ciclo de vida, analizar hábitos de consumo, son algunas de sus aplicaciones y todo ello en tiempo real. La optimización de procesos, analizar el comportamiento del producto y desarrollar servicios asociados al mismo, aumentar la adaptación de producción a la exigencias del mercado, son solo algunas de las ventajas. Surgen sin embargo dos retos asociados al Internet de las Cosas, la necesidad de estandarización y homogeneización de los datos y la Ciberseguridad.

Mundo físico y virtual se encuentran para modificar la forma de entender la MINERIA, los objetos inteligentes conectados son la clave de la 4ª Revolución Minera.

El internet de las cosas es el hecho que transforma la relación entre las cosas y los sistemas, es la hibridación entre el mundo físico y tecnologías virtuales que incorporar inteligencia en la forma de hacer las cosas, ahora ya existen nuevas tecnologías de largo alcance y bajo consumo, que conectan las máquinas y nos permiten generar datos para actuar y generar las acciones oportunas dependiendo de las necesidades en cada momento, tomando decisiones en tiempo real.

NO ES POSIBLE imaginar una MINERIA 4.0 sin la formación y capacitación de los trabajadores que deben adaptarse a nuevos entornos y los que deberán ocupar futuros puestos, así como la automatización que permita la interacción hombre-máquina a través de los Habilitadores Tecnológicos.

Recordemos que la SUPERVIVENCIA se fundamente en la capacidad al cambio, ¿Cuál es nuestro nivel de obsolescencia empresarial?, ¿esta nuestro personal preparado para aprovechar las nuevas herramientas tecnológicas?, ¿Es necesario establecer un plan de formación especializado?, ¿se necesita incorporar algún perfil profesional nuevo?

Por admin


Déjanos tu opinión!