¿Qué hace falta para innovar en el sector minero peruano?

en: Minería/Noticias

“El CEO minero no tiene como primera prioridad el tema de innovación por varias temas que lo tienen distraído como los regulatorios y sociales, todos girando en torno a cómo reducir costos”, asegura Ricardo Balarezo, director en Campo Base Consultoría.

Sin embargo, ahora hay una pequeña inflexión porque han manejado los temas para salir del ajuste de precios, pero han llegado al límite. Entonces, es hora de pensar en cosas que hagan dar un salto en el negocio.

En lo que respecta a mejora continua y eficiencias operacionales, “el Perú es muy buen adaptador y aprovechador de tecnología, pero no en términos de generar procesos internos de innovación que aprovechen la enorme riqueza y diversidad de la cadena minera”, agrega Balarezo, quien además afirma que este momento es propicio para poder introducir el tema.

Innovación 2.0
En último Expomina desarrollado en Lima, Ricardo explicaba que cuando hablamos de innovación, ello implica “toda la batería desde digital, como realidad aumentada, internet de las cosas, data mining, implementar más robótica y domótica de la que ya se usa”.

Pero la idea es traerlos más como una mirada de start up, pues la nueva generación de profesionales ahora suelta un problema y lo apertura en una hackaton para que lo resuelvan entre 15 y 20 personas a nivel global. “Ese tipo de cosas la minería no se ha atrevido a hacerlas”, manifiesta.

Aunque se cree que invertir para innovar puede resultar caro, Balarezo explica que “es más la toma de liderazgo”. Por ejemplo, tecnología como realidad aumentada, que podrían mejorar los procesos en minería son baratos. Por eso, se necesita que “el sector abra el interior de sus minas y comience a trabajar más colaborativamente”.

Tres ejes fundamentales
Las universidades, el Estado y sector privado (minera y los proveedores especialistas) son los tres ejes fundamentales para hacer de la innovación minera una posibilidad. El estado juega un rol fundamental en la promoción de los entornos, ecosistemas y facilidades.

“Pero hace mucho tiempo las universidades estatales no han tenido la capacidad de estar a la velocidad de lo que el sector privado necesita. Para hacer innovación necesitas tomártelo en serio y organizar la institucionalidad de manera que puedan manejar la innovación”, afirma Balarezo.

Y es que les hace falta un grupo de habilidades blandas aún como: manejar la complejidad, saber hacer las preguntas correctas, pensar fuera de la caja y trabajar en equipo. “La innovación necesita un pensamiento mucho más abierto”, finaliza.


Déjanos tu opinión!