Cancha pública de golf de San Bartolo en busca de agua para finalizar proyecto

en: Construcción/Noticias

En San Bartolo, el golf peruano busca reverdecer con la primera cancha pública de este deporte. Fuera del legado de los Juegos Panamericanos Lima 2019 y solo con inversión privada, la cancha pública de golf que existe en el sur de Lima ya tiene avanzado un 70% de su construcción, por lo que la Federación Peruana de Golf espera la inyección económica que le permita culminar el viejo sueño que empezó hace una década.

Con 25 hectáreas, esta cancha busca ser el corazón de este deporte olímpico, ya que no existe infraestructura pública de esta disciplina en el país –solo funcionan en clubes privados– y es un órgano que ya late con la Escuela de Menores, que ha sacado talentos como Hubert Nieto, Andrés Cáceres, Smith Gálvez, Nathaly Nieto, reciente campeona del Abierto de Invierno Prejuvenil y Bairon Rosales, campeón nacional infantil de este año. El primero de ellos incluso fue campeón sudamericano juvenil 2017 y compitió en el Mundial de la categoría de Japón el año pasado-

—Agua para todos—
El principal problema de la federación para culminar el 30% de la obra es la falta de agua. El próximo cierre de la planta de tratamiento de aguas de San Bartolo, que les provee de 1,5 metros cúbicos (m3) de agua por segundo, les complicó los planes y el proyecto original.
Lo que debe conseguir la federación es, entonces, traer el agua desde la planta de Santa María. Sin embargo, en el diseño de Sedapal no existen redes para parques ni jardines desde esa planta para todos los distritos de la zona como San Bartolo, Punta Negra y Punta Hermosa.

“Si conseguimos el dinero, lo primero es crear la conexión de agua”, explica el presidente de la Federación Peruana de Golf, Martín Serkovic. La inversión faltante que ha estimado es de 500 mil dólares. Con esto se puede generar esas redes, comprar el césped y empezar el trabajo de sembrado de siete de los nueve hoyos, ya que dos ya están verdes. También se tiene la red troncal de riego instalada, las bombas de agua de riego, una estación eléctrica y una laguna de 14.000 m3 que les da autonomía para 15 días en casos de emergencia.

Golf

El plano de la cancha de golf, de la cual están verdes dos hoyos. (Foto: Federación Peruana de Golf)

Sin embargo, si se quieren adelantar procesos, el primer paso que espera dar la Federación es obtener un camión cisterna con el cual trasladar más agua de la planta de San Bartolo, que está a 800 metros, ya que del agua tratada se va al mar entre 120 y 150 m3 cuando bien se podrían usar en la Cancha Pública.

El presupuesto de la federación de golf para este 2019 alcanzó poco más del millón de soles, y con ello deben cubrir a todas las selecciones nacionales y cumplir con el staff técnico de la Escuela de Menores, por eso hasta el momento la inversión en la cancha pública proviene de privados.

—Escuela de valores—
Más que enseñar a jugar golf, lo que hace Luis Villagra y su equipo formado por cuatro entrenadores es educación deportiva, porque los niños de San Bartolo y las localidades cercanas no solo aprenden a embocar la pelota al hoyo, sino también buenos modales y, sobre todo, llevan el deporte de la mano con sus clases en el colegio.
Son entre 60 y 70 niños y adolescentes que practican en el campo y muchos han destacado. El pasado junio, recibieron la visita del presidente del Instituto Peruano del Deporte, Sebastián Suito, quien se comprometió a poner un hombro en este proyecto. “Este es el verdadero significado del deporte, el cambiar vidas”, les aseguró el máximo dirigente del deporte peruano.

Golf

Así practican los chicos en San Bartolo. (Foto: Hugo Pérez)

Hubert Nieto, de 20 años, sigue practicando en San Bartolo con su entrenador. “Venía de dejarle el almuerzo a mi tío y me iba a la playa, pero luego me quedé”, nos cuenta. “La Escuela ayuda mucho, a estar comprometido con el deporte”, asegura uno de los ejemplos de resultados de esta escuela, que puede dar más frutos con una cancha completa.

Además, según relata Martín Serkovic, la idea es impulsar no solo la carrera golfística de los deportistas, sino también su vida académica. Dos de ellos tienen becas en instituciones superiores de Lima y la Federación espera poder concretar que estas se extiendan con entidades educativas de Estados Unidos.

Un proyecto reverdece en el sur de Lima, pero necesita apoyo para que florezca.


Déjanos tu opinión!