Anglo American: “el proyecto no está detenido y a fin de año tendrá avance de 30%”

en: Minería/Noticias

En cuanto al paro contra el proyecto minero Quellaveco (de US$ 5,300 millones), que plantea un grupo radical que bloquea la ruta de acceso a la obra, Ortega indica que esto afecta el avance de los trabajos de construcción del proyecto. Señala que la empresa se muestra abierta al diálogo, pero a su vez invoca al Gobierno a que se actúe dentro del estado de derecho.

Anglo American. Su vicepresidente de Asuntos Corporativos, Diego Ortega, fija la posición de la empresa. (Foto: Mario Ramón)
Anglo American. Su vicepresidente de Asuntos Corporativos, Diego Ortega, fija la posición de la empresa. (Foto: Mario Ramón)

¿Cuál es la situación actual del proyecto Quellaveco y cómo le está afectando el paro impulsado por algunos sectores en Moquegua?

El proyecto está avanzado en un 25%, esperamos cerrar el año con un avance del 30% en la construcción. Hay un grupo que ha llevado a la paralización en una zona de Moquegua, que es Tumilaca, donde están bloqueando la carretera Binacional…, que es la vía de acceso al proyecto, en la zona del puente Tumilaca, y afecta además el tránsito hacia Puno, Moquegua y la unidad minera de Cuajone.

¿Se detuvo la obra?

Definitivamente (el paro) afecta el avance de la obra de construcción, pero no la ha detenido; esperamos que nuevamente (haya diálogo), estamos hablando de un reclamo natural (sobre incremento de puestos de trabajo) sobre lo que podemos conversar.

¿Quiénes están detrás del paro?

En Moquegua hay dos grupos con opiniones relacionadas al impacto del proyecto. Por un lado, uno que demanda más trabajo, inversión, compras locales, y respetan un espacio formal que se creó a través la mesa de diálogo, que es el Comité de Monitoreo, liderado por el gobernador, y donde participan los tres alcaldes provinciales, representantes de la sociedad civil de Ilo, de Moquegua, y de Sánchez Cerro, ese es el espacio donde se da seguimiento al cumplimiento de los 26 acuerdos de la mesa de diálogo.

Se objeta que la empresa no cumple la cuota de contratación de personal local a la que se comprometió en los acuerdos…

Una auditoría que realizó Ernst & Young confirmó y validó la información que teníamos, y luego el Reniec y el Ministerio de Trabajo la validaron también: que el 96% de la mano de obra no calificada contratada para Quellaveco es moqueguana, a pesar de que el compromiso era del 80%.

¿Cuál es el total de trabajadores en el proyecto?

Hoy tenemos 12,000 personas en la construcción del proyecto; no calificadas (moqueguanas) poco más de 1,500; calificadas 10,500 (personas), y de estas 10,500, son 3,500 a 3,600 las que son moqueguanas. O sea, si lo ves, estamos cumpliendo con el compromiso de la mesa.

¿Hay la posibilidad de que se revisen esos acuerdos y se incorpore a más personal local?

La decisión de Anglo American es traer a la mayor cantidad de mano de obra calificada y no calificada de Moquegua. La construcción del proyecto demanda ciertos perfiles, no hablamos de construir un edificio, sino de un megaproyecto. Entonces, esa demanda de perfiles no la contrata la empresa directamente, el mecanismo acordado en la mesa de dialogo es que esto se hace a través de la Dirección Regional de Trabajo.

¿Cuál es el otro grupo y qué posición tiene frente al proyecto?

El segundo grupo es un poco más radical, que está siguiendo la línea de los discursos que hemos visto en Tía María, y está buscando el cierre de Quellaveco. Lo integran el Frente de Defensa y el Frente Anticorrupción de Moquegua, y hay un grupo etnocacerista también vinculado, hasta donde tenemos entendido, que creo que está recogiendo preocupaciones de juntas de usuarios de riego en Tumilaca.

¿Hay diálogo con ellos?

No, su agenda es: no queremos Quellaveco, sino que se declare en emergencia ambiental a Moquegua, que Southern pague compensación por daños, etcétera. Es un grupo radical que intenta tener el respaldo de Moquegua, y no lo tiene, e Ilo tampoco lo respalda.

Los manifestantes reclaman que las obras del proyecto contaminan el río. ¿Es así?

Esa posición de que contaminamos, que Quellaveco está en cabecera de cuenca, no es correcta. El proyecto no está en cabecera de cuenca, estamos a más de 22 kilómetros de la cabecera, y no contamina ni el río Moquegua ni el río Asana. Este último afluente fue por una tubería de 8 kilómetros para no tener contacto con la huella del proyecto, con una inversión de US$ 200 millones, de forma que no se van a usar sus aguas para las operaciones de la proyectada mina, esta no tiene contacto con ese río.

Pero argumentan que los restos de la construcción se vierten al río…

Eso no se da, eso lo rechazo tajantemente. Este es el proyecto más fiscalizado ambientalmente del Perú. Hemos tenido al OEFA de manera permanente e inopinada, además de los monitoreos participativos que se han dado con la población.

¿Han solicitado apoyo a las autoridades para que no se pare la obra?

Esperamos que se actúe en el marco del estado de derecho, y que se respete la institucionalidad que permite realizar inversiones.

Quellaveco. (Foto: GEC)
Quellaveco. (Foto: GEC)

Ley de minería

De otro lado, los gobernadores de la denominada macrorregión sur anuncian que plantearán una nueva Ley General de Minería. ¿Cómo toman el anuncio?

Definitivamente, preocupa cualquier aspecto radical o cualquier acto de violencia que pretenda generar derechos, y esa no es la forma, y si esas actitudes violentitas son las que quieren cambiar la ley, eso nos preocupa, porque son posiciones bastante radicales que, definitivamente, no significan una mejora de la ley necesariamente, sino un cambio radical de las reglas de juego.

¿Si concretan ese cambio a la norma, qué hará la empresa?

Quellaveco sigue un modelo de negocio que se mantiene en forma permanente, y los cambios a esa ley se han dado en forma frecuente, pero es difícil entender que se den cambios radicales de las reglas de juego, de forma que sea cada vez más difícil para el inversionista y la casa matriz mantener esa confianza.

Hoy hay un marco de inversión que permite garantizarla y que tiene un nivel de predictibilidad, y si esas reglas cambian de una forma tan radical, definitivamente Londres y la casa matriz van a seguir evaluando qué decisiones toman.

Moquegua plantea un impuesto adicional del 10% sobre las utilidades de las mineras. ¿Qué opina?

Moquegua tiene una serie de brechas y de necesidades que es importante cerrar. Quellaveco está atento a cuáles son las oportunidades de apoyar a la región; Anglo American ha venido a quedarse, siente y toma la decisión de invertir en función de un marco específico que nos da la confianza de que la inversión es predictible.

Nuevo empleo. En octubre se inicia plan para etapa de operación. (Foto: Difusión)
Nuevo empleo. En octubre se inicia plan para etapa de operación. (Foto: Difusión)

Presentarán plan para generar una cadena de proveedores locales

Este lunes 19 de agosto se realizará una nueva reunión del Comité de Monitoreo, en el cual la empresa Anglo American Quellaveco presentará iniciativas y propuestas en reorganización y desarrollo de proveedores locales, indicó el vicepresidente de Asuntos Corporativos de Anglo American Quellaveco, Diego Ortega.

“No solo para lo que resta de la construcción, sino para la etapa de operaciones también. Así como algunas iniciativas que creo que van a permitir dinamizar obras, y proyectos en las tres provincias”, indicó.

De esta manera, sostiene que no necesariamente los proveedores apuntarán a que Quellaveco sea la única fuente de empleo.

Actualmente, son 400 los proveedores a través del programa Emerge que tiene la empresa, y está trabajando con 119 proveedores locales.

Diego Ortega indica que la inversión actual en proveedores locales está en alrededor de S/ 12 a S/ 15 millones mensuales, pero buscamos que eso siga creciendo, y no solo pensando en la construcción, sino en operaciones.

Por otro lado, para la etapa de operación se requerirán aproximadamente entre 2,500 y 2,800 personas, y para ello la empresa indica que ya se ha identificado algunas áreas de oportunidades para la etapa de operaciones para moqueguanos.

“Por ejemplo, en la preparación de tajo vamos a necesitar operadores de máquinas para este desbroce, lo mismo en temas ambientales. Esto ya lo vamos a trabajar desde el mes de octubre, porque ya son actividades relacionadas con la operación, pero que tienen que empezar desde el próximo año”, enfatizó.

Dijo que aún quedan 2.5 años de construcción, y esperan que los programas de capacitación permitan fortalecer este eje.

“En Moquegua queremos que sea nuestro hub para la minería de cobre no solo de Perú, sino de toda Sudamérica”, indicó.

Gestión


Déjanos tu opinión!